Y si lo abraza, es un día de suerte para él…

Son una de nuestras parejas favoritas. El hecho de que sean parte de la familia real suma muchos puntos, pero también está el carisma de William y el innegable estilo de Kate. Solemos verlos en ceremonias formales y aunque siempre mantienen la compostura, también se dan el espacio para divertirse -y divertirnos- con geniales actividades e incluso con graciosas y ridículas caras.

AP

Esas cosas hacen que nos imaginemos que son genuinamente felices… pero en ese terreno nos nace una duda: si nos fijamos bien, nunca los vemos siendo cariñosos el uno con el otro. ¿Tomados de las manos? Sólo algunas veces. ¿Abrazándose? Si es que tenemos suerte. ¿Y besándose? ¡Pues nunca!

Pero bueno, si son parte tan importante de la realeza, puede ser que deban seguir un protocolo al respecto. No sería nada extraño.

Autor Desconocido, ayúdanos a encontrarlo

Pero se hicieron las averiguaciones y no, no hay ningún protocolo ni regla que aplique para las muestras de cariño de las parejas de la familia.

Y si no es así, ¿por qué hemos visto a Kate besando a William sólo tres veces? ¡Siendo una de ellas su propio matrimonio! ¿Hay algo de lo que preocuparse?

AP

Por suerte, no. Hay una explicación muy lógica a la “frialdad” de la pareja. El protocolo lo pusieron ellos mismos y simplemente quieren verse profesionales en todas sus actividades públicas.

Tienen cuidado con cómo se portan y prefieren dejar el ámbito privado para ellos mismos… por algo es privado, ¿no?

La razón tiene mucho sentido y es cierto que ellos pueden demostrar su amor de otras formas: hay abrazos en los eventos deportivos, algunas veces se toman la mano, pero por sobre todo, él siempre la cuida y sus miradas son las que dicen todo… ¡y eso es lo más tierno!

AP

¡Sólo mírenlos aquí!

Kate Balmoral
Popsugar

¡O aquí!

PA

Después de verlos así, no se puede negar: sin duda se quieren mucho.

¿No lo piensas tú también?

Te puede interesar