Por Javiera González Ruiz
27 diciembre, 2019

Y la reverencia que le hizo a la reina fue demasiado adorable.

Todos sabemos el carácter que tiene la princesa Charlotte. Mientras su hermano mayor, George, se muestra tranquilo y algo más introvertido, ella suele robarse la atención con sus travesuras de niña.

Bien recordados son sus berrinches al no querer subirse a un helicóptero cuando era más pequeña…

Getty Images

O cuando les sacó la lengua a los fotógrafos desde el aeropuerto.

Instagram @princess.charlotte__

Y aunque está creciendo, parece no terminar con esas actitudes rebeldes… al menos así lo demostró durante la caminata de Navidad fuera de la iglesia de Sandringham, cuando se negó a entregar las flores que le habían regalado.

Resulta que mientras Kate salía de la iglesia con Charlotte de la mano, James Heather, de seis años, se acercó para ofrecerle un ramo de rosas blancas a la princesa y ella definitivamente las adoró.

AlphaPress

Según la madre del pequeño, Kate le preguntó si eran para Charlotte, y cuando él respondió que sí, la pequeña las recibió muy tímida, pero feliz y entonces le dijo “gracias”.

Mira aquí parte de ese adorable momento:

Pero lo que no esperaba Charlotte, era que una asistente intentara guardárselas para que pudiera seguir saludando a otros seguidores sin problemas, pero sin duda ella tenía otros planes.

Terry Harris

En un adorable clip, que fue compartido en Twitter por Jade Garwood, se puede ver a una ayudante real inclinándose para quitarle las flores a la princesa Charlotte, pero ella, muy decidida, se negó a entregárselas y continuó su camino sonriendo y saludando a otros simpatizantes junto a Kate.

Golfphotos.com

Pero ese no fue el único momento en que la pequeña de cuatro años se volvió protagonista en su primera caminata de Navidad. Justo cuando la reina salía de la iglesia en su auto, Kate le hizo una reverencia y Charlotte intentó imitarla.

Y no hay nada más adorable que ese momento:

Sí que sabe cómo robarse el espectáculo.

Puede interesarte