Por Luis Aranguren
12 abril, 2021

Habría adquirido a estos perros cuando su esposo estaba en el hospital, y ahora que se fue, son su mejor compañía.

Es increíble lo fuerte que deben ser algunos personajes a pesar de su gran dolor, muchos pensaríamos que tener una vida así no los arreglaría todo pero en ocasiones es lo contrario. Sino miren a la reina Isabel II del Reino Unido, quien ha tenido que lidiar ahora con la pérdida de su amado esposo.

Y es que en ocasiones una vida tan larga, puede traducirse en grandes despedidas y entre las más dolorosas por supuesto está la de su querido príncipe Philip.

AP

Al parecer para lidiar con este dolor ha estado refugiándose en el cariño de sus dos nuevos perros según Daily Mail, aquellos que compró cuando el príncipe aún estaba en el hospital. La monarca siempre ha sido una gran amante de los perros, su primer corgi de nombre Susan la tuvo a los 18 años de edad.

Y así se ha mantuvo hasta el año pasado cuando Vulcan, pasó a mejor vida y solo quedó con una vieja dorgi llamada Candy.

PA News

Pero estos últimos han sido especiales desde el momento de su adquisición, no solo por acompañarla cuando más sola estuvo sino también han tenido nombres significativos. Uno se llamó Fergus, en honor a su tío Fergus Bowes-Lyon, quien perdió la vida en la Primera Guerra Mundial, mientras que el otro se llama Muick, que se pronuncia “Mick”, en honor a su lugar favorito para hacer picnic en vacaciones de verano.

AP

A lo largo de su vida la reina ha tenido alrededor de 30 perros, pero estos últimos significan algo y es que son fieles acompañantes en este dolor. Se trata de un hombre que estuvo a su lado por 70 años consecutivos, que siempre la dejó brillar y quedarse con la atención nunca estuvo entre sus planes.

Sin duda esos perros son de gran ayuda ahorita, siempre será saludable para ella tener a Fergus y Muick para acariciar en su momento de tristeza.

PA News

Aún debe dar la cara por más de una nación, por lo que estar triste no es algo que se puede permitir a plenitud, es lo difícil de ser la reina. Esperemos que pueda recuperarse pronto y encontrar el consuelo necesario, cualquiera que haya sufrido una pérdida sabe que lidiar con ella es un proceso lento y doloroso.

AP

Por suerte contará con la presencia de sus queridos canes, dispuestos a darle unas lamidas de amor.

Puede interesarte