Por Pamela Silva
26 julio, 2018

Un lugar para escaparse y estar solitos.

Una de las mejores cosas de casarse, es la cantidad de regalos que la pareja recibe durante la época de la boda. Y aunque Harry y Meghan prácticamente no aceptaron regalos de parte de los invitados y donaron mucha de las cosas que recibieron, hay uno que simplemente no podían rechazar bajo ninguna circunstancia.

Un regalo de la abuela de Harry, más conocida como la Reina Isabel II de Inglaterra.

¿Qué le regaló la Reina a quien, personalmente creo, es su nieto favorito? Pues nada más y nada menos que Adelaide Cottage, una residencia ubicada al interior del castillo de Windsor.

Google Maps

El regalo tiene dos significados muy especiales, primero el castillo de Windsor fue el lugar donde la pareja contrajo matrimonio así que tener una residencia en el mismo terreno debe ser muy significativo para ellos, recordarán por siempre su momento especial (que fue televisado en todo caso, así que es muy poco probable que lo olviden).

AP

Y en segundo lugar, Adelaide Cottage fue el nido de amor de la Princesa Margarita -hermana menor de la Reina Isabel- durante su aventura amorosa con Peter Townsend, quien fue el asistente de su padre y que vivió en la residencia durante su tiempo trabajando para la corona en Inglaterra.

Así que no es un lugar cualquiera, está cargado de historia y mucha significancia en los romances de la familia real (y esperamos que el suyo no termine ni por si acaso como terminó el de Margatina con Peter).

Instagram meghanmarkle_noticias

La residencia fue construida en 1831 como refugio de la Reina Adelaide -de ahí el nombre-, esposa del Rey William IV. Tiene dos plantas y un dormitorio principal con

“techo abovedado con delfines dorados y ornamento de cuerda reutilizado del navío Royal George, de 1750”.

-Historic England.

AP

Me gusta que tengan un lugar para escapar de las cámaras y el ruido de la ciudad donde puedan seguir con su vida como cuando ocultan su romance, solo preocupándose por el otro. 

Puede interesarte