Por Camila Cáceres
13 Abril, 2017

Los mejores comediantes esconden historias realmente tristes.

Ya sabemos demasiado bien que los mejores comediantes esconden grandes tragedias. Lo aprendimos con Robin Williams y ahora lo confirmamos con Eddie Murphy, el actor y comediante famoso por sus papeles en películas que marcaron los años 90, como El profesor chiflado, Policías de Beverly Hills y Un príncipe en Nueva York. Es además la voz original del entrañable Burro de Shrek y -mi personal favorito- Mushu de Mulan.

¿Cómo no quererlo?

Contraria a las risas que nos ha sacado a quienes disfrutamos sus películas, su vida ha sido todo menos fácil. Cuando sólo tenía tres años, sus padres se separaron, y cuando tenía ocho, su padre fue asesinado -algo de lo que fue capaz de bromear en una entrevista para la revista Rolling Stone en 1989:

“Tengo memorias muy vagas de eso. Fue una víctima del encanto de los Murphy (risa). Una mujer lo acuchilló. Nunca me lo explicaron en detalle. Se supone que fue uno de esos crímenes pasionales: ’Si no eres mío, no eres de nadie’. Alguien me dijo un día, ‘por eso es que no hay que confiar en las mujeres’. Vete a la mierda. ¿Quién te crees, un psiquiatra?”

#charliemurphy

A post shared by The Earl Of Melancholy (@theearlofmelancholy) on

Alrededor de esa época su madre enfermó gravemente y Eddie, junto a su hermano mayor, Charlie, debieron vivir en una casa de acogida. Desde ahí se enfrentaron al mundo como un equipo.

Charlie fue el primero en trabajar y la desesperación eventualmente lo dejó tras las rejas por 10 meses, cuando era adolescente. Siempre se preocupó de su hermano menor, antes y después de que el comediante y músico saltara al estrellato.

Fue el primer guardaespaldas de Eddie (hasta que lo despidieron por ser “demasiado eficiente”) y trabajó en varias de sus películas.

Charlie Murphy murió este miércoles 12 de abril tras una larga lucha contra un particularmente agresivo cáncer. Su pérdida vino sólo dos años después de la muerte de su esposa desde 1997, Tisha, también por cáncer, dejando a sus tres hijos huérfanos.

Charlie no sólo era famoso como “el hermano de Eddie Murphy”. Eventualmente desarrolló sus propias rutinas cómicas y encontró éxito como actor en el Show de Chappelle, The Boondocks, Are We There Yet? y Black Jesus.

Según el New York Daily News y TMZ, el hombre habría mantenido su leucemia en secreto de la mayoría de sus conocidos, excepto sus familiares más cercanos. Ellos también se encontrarían en shock ya que Charlie habría mostrado señales de mejoría en el último tiempo.

Eddie Murphy no se ha referido aún a la pérdida de su hermano.

Nuestros pensamientos están con toda su familia.

Te puede interesar