Por Camila Cáceres
28 junio, 2017

¿Realmente tiene que andar con esas pintas?

Toda la atención que ha recibido los últimos años la pobre María Teresa Turrión Borrallo es probablemente la peor de sus pesadillas. Esta mujer española que estuvo por convertirse en monja fue la seleccionada entre miles para ser la niñera principal de los príncipes más adorables de Inglaterra (aparte de Harry, por supuesto): George y Charlotte de Cambridge.

Turrión llamó la atención de todo el mundo cuando asistió al bautizo de la Princesa Charlotte con un extraño (y admitámoslo: feísimo) uniforme, el pelo tomado en un severo moño y el maquillaje más natural que alguien se puede aplicar.

Muchos lo consideraron indignante que “obligaran” a alguien que es prácticamente de la familia a usar un traje que a gritos dice “sirviente”, cuando hasta la guardaespaldas de Kate pudo lucir una tenida de gala.

Bueno, aunque ustedes no lo crean, fue la misma María Turrión quien escogió usar su uniforme. Y es que aunque se vea bien simplecito, tiene un enorme significado.

Usualmente, Turrión prefiere atuendos más casuales, elegantes y cómodos para jugar con los niños:

Pero el bautizo de Charlotte presentó un escenario diferente y oportuno para lucir algo muy importante para ella:

Se trata del uniforme de Norland College, una suerte de “instituto de niñeras” que se encuentra en Bath, Inglaterra. Y si te estás imaginando una universidad de párvulos cualquiera, no podrías estar más alejado de la realidad: este centro educacional es extremadamente exclusivo e increíblemente costoso. Un solo y simple trimestre cuesta $6,000 dólares, sin contar los materiales o los gastos básicos de tu estadía y movilización.

Y un punto completamente aparte es el proceso de selección: las postulantes suelen ser mujeres ya tremendamente preparadas que además deben pasar una serie de pruebas psicológicas y ENCIMA DE TODO deben aguantar el exigente ritmo de la institución.

Splash

Son pocas las aceptadas y menos las que se gradúan, pero lo único más prestigioso que ser una niñera de Norland es contratar una niñera de Norland.

Estas “Mary Poppins” son preparadas con conocimientos que van desde la enfermería hasta las artes marciales.

Y sí, María Turrión está tan preparada para proteger a los herederos de la Corona como cualquier otro de sus guardaespaldas y además les puede cambiar los pañales en cualquier superficie y les enseña español.

Así que no es sorprendente que una mujer tan formal, que además hizo todo el esfuerzo de graduarse de Norland (con honores) y lograra por mérito propio llegar a criar al futuro Rey del Reino Unido quisiera usar el uniforme oficial de su alma mater.

Uniforme que, por cierto, cuesta más de mil dólares.

Así que no es que anduviera exactamente usando un saco de patatas.

Chris Jackson

¿Te gustaría estudiar en Norland?

Puede interesarte