Por Ronit Rosenberg
5 julio, 2018

Antes de casarse estaban todo el tiempo muy cariñosos, incluso en eventos oficiales.

Cuando el dúo Meghan y Harry comenzó a aparecer como novios en eventos públicos y oficiales de la Corona Británica, nos derretimos de amor por su comportamiento juntos: siempre tomados de las manos, incluso, algunas veces abrazados.

Llamó muchísimo la atención porque William y Kate eran absolutamente lo contrario. Antes de casarse, en todos los eventos públicos los duques de Cambridge, como novios, adoptaron un comportamiento neutro, sin tocarse, darse las manos ni menos abrazarse.

AP

Contadas con los dedos de las manos hemos visto a William y Kate ser tan cariñosos con el uno y otro como los duques de Sussex lo son…o lo eran. Un par de fotos de paparazzis en circunstancias privadas y su foto de compromiso son las únicas veces que hemos visto al Príncipe William y la Duquesa de Cambridge comportarse como una pareja enamorada.

Pero resulta que después de la boda real en mayo, Harry y Meghan se han visto un poco más distanciados. Y la prueba empírica de ello fue un reciente video de Harry “rechazándole” la mano a Meghan en un evento en el Palacio de Buckingham con la Reina Isabel II. 

John Stilwell

En el video se aprecia cómo Meghan, caminando al lado de Harry, estira su mano para tomar la de él, pero cuando sus dedos se rozan, él disimuladamente la corre y se arregla los puños de su camisa. La exactriz intentó dejarlo pasar y siguieron caminando.

Aquel video dio la vuelta al mundo y rompió algunos corazones de románticas empedernidas: ¡El Príncipe Harry ya no es un caballero cariñoso con ella!, dijeron. Pero no. No es que a un mes de casados se le ha ido su profundo amor y admiración por su esposa, no seamos ridículos.

AP

Resulta que al frente de la Reina Isabel II, es preferible que las parejas mantengan un comportamiento más neutro, pero no por un tema de protocolo. No hay en ningún lado escrito que no se pueden hacer caricias ni demostraciones de amor frente a la monarca. Pero en un evento público con la presencia de la reina, significa que los asistentes de la Corona británica no están “de paseo”, sino que están trabajando y deben comportarse como tal. 

El experto en protocolo real William Hanson le explicó al Daily Mail que no es parte de las normas protocolares, sin embargo, es una decisión que algunas parejas de la realeza toman para verse más “profesionales”. 

AFP / AP (The Sun)

Además, Hanson dice que “Meghan se está sintiendo con más confianza en su rol. El Príncipe Harry ya no tiene la necesidad emocional de estar tomándole su mano todo el tiempo porque ve que ella ya está más cómoda y segura, por ende, ya no necesita tanto apoyo físico como antes”. 

Seguramente, este “cambio de hábito” lo conversaron en privado ambos y Meghan accedió. Y, tal vez, en aquel evento que intentó tomarle su mano lo olvidó y Harry no se la cedió para que recordara. Pero el amor sigue intacto chicas, que no cunda el pánico.

“Demostraciones de afecto públicas, como tomarse de la mano, está aceptado en situaciones privadas y en circunstancias sociales, pero cuando están en público en eventos Harry y Meghan están de trabajo oficial y ese comportamiento no es considerado profesional”.

John Stilwell

Y aunque amábamos verlos muy acaramelados, hace bastante sentido. Pongámonos en la situación de que uno trabaje en una empresa y nuestra pareja sea colega. Tal vez lleguemos juntos y almorcemos, pero no estaríamos tomándonos de las manos ni acariciándonos al frente del resto de las personas, ni menos frente al jefe. Suena entendible, ¿no?

Resulta que al “público” le cuesta entender que vestirse elegante, llegar en carroza, usar sombreros y comer banquetes de lujo con personalidades políticas o con autoridades de alguna fundación o sociedad sea un trabajo, pero sí, lo es. 

John Stillwell

Este comportamiento “profesional” queda al absoluto criterio de cada pareja. Aunque tienen asesores, es algo que la pareja decide. Por ejemplo, el Príncipe Carlos y Camila comúnmente están de la mano aunque se trate de eventos oficiales. Mientras que William y Kate han optado por lo contrario desde un comienzo. Antes de comprometerse y después, siempre los hemos visto muy compuestos.

La reina no desheredará a nadie, calma.  

Puede interesarte