Por Pamela Silva
23 mayo, 2019

James Dator compartió en Twitter como una vez Keanu fue al cine donde él trabajaba, compró el helado y usó el recibo para darle el autógrafo que no se había atrevido a pedirle.

John Wick 3 está arrasando en la taquilla estadounidense y mundial, lo cual no debería sorprender a nadie porque la saga protagonizada por Keanu Reeves siempre ha demostrado ser un éxito tanto en taquilla como en crítica. 

Y como cada vez que sale alguna de sus películas, las historias que fanáticos han tenido con Keanu surgen para recordarnos por qué es la mejor celebridad que existe. 

Ahora se volvió viral una historia compartida por James Dator sobre una vez que Keanu compró un helado para darle un autógrafo.

AP

La historia es la siguiente: En 2001 James trabajab en un cine de Sidney y Keanu llegó, como cualquier otra persona, para ver una película. En ese entonces el actor trabajaba en la saga Matriz, así que ya era muy famoso.

James explica que Keanu vino un día en la mañana, cuando casi nadie va al cine. Él trabaja en la boletería y le tocó venderle la entrada al actor.

Claro, al principio no lo reconoció porque Keanu vestía una simple chaqueta de cuero y un extraño casco de esos para andar a caballo. “Me tomó unos 30 segundos ignorar el casco y darme cuenta que era Keanu Reeves”.

Summit Entertainment

El actor quería comprar una entrada para la película de Johnny Depp “From Hell”, James estaba tan impactado de verlo ahí frente a él, que lo único que se le ocurrió fue ofrecerle su descuento de empleado.

¿Por qué? Porque para aceptar el descuento tenía que firmar un papel, con lo cual tendría el autógrafo de Keanu -algo que con sus tiernos 16 años no se atrevía a pedirle-.

“No trabajo aquí”, le dijo Keanu confundido. James se avergonzó y simplemente le vendió la entrada al precio normal, “pateándosela a sí mismo por no obtener su autógrafo”.

A los dos minutos, sintió un golpe en la puerta trasera de la boletería y pensó que sería su manager, pero era Keanu con un cono de helado.

“Me di cuenta de que probablemente querías mi autógrafo. Así que firmé esto”, le entregó una recibo de la confitería que había firmado en la parte trasera.

Luego tiró el helado a la basura y emprendió camino a ver su película. “Me di cuenta después de que compró un cono de helado que no quería solo para tener el papel del recibo para poder firmarle una autógrafo a un idiota de 16 años”.

AP

Por supuesto, el tweet se hizo viral porque a pesar de que no es la primera vez que escuchamos una historia así de Keanu, posiblemente nunca nos aburramos de escucharlas.

Puede interesarte