Por Camila Cáceres
11 agosto, 2017

Carlos perdió su reinado cuando se casó con Camilla.

Los medios británicos están totalmente desatados y aunque se trata solamente de un rumor, es uno que lleva casi un año dando vueltas y ahora viene con detalles: Su Majestad, la Reina Isabel II estaría considerando hacer como su esposo y ceder la corona a su heredero más apto. La corona, para quienes no saben, dirige tanto el país como la iglesia y este último detalle habría sido la condena de Carlos.

¿Necesito describir la tragedia que fue el matrimonio del Principe de Gales con la adorada Lady Di? Como dijo ella misma, siempre estuvo “un poco sobrepoblado. Tres es multitud, ya saben”.

Es indudable que Carlos quiere la posición. Tanto así que estuvo AÑOS metiéndose en asuntos del gobierno a través de cartas y mensajes enviados al senado secretamente. Fue expuesto por periodistas del The Guardian el 2012, particularmente Rob Evans, y el 2015 finalmente la Corte Suprema prohibió esta comunicación ya que se supone que la monarquía debe ser neutral.

Claro, esto es todo teórico. Lo que no es tan teórico es la posición del Rey o Reina frente a la iglesia británica.

A pesar de que la historia de Enrique VIII difícilmente será olvidada (ese que fue asesinando a sus esposas para poder volver a casarse y creo su propia iglesia para divorciarse. ¿Ahora sí les suena?), la iglesia anglicana no ve con buenos ojos a los divorciados.

Vamos, que el tío de la misma Reina Isabel, Eduardo VIII tuvo que abdicar para casarse con una mujer divorciada.

Tanto Camilla como Carlos tuvieron escandalosos divorcios, al punto de que no pudieron casarse por la Iglesia Anglicana. Se casaron en una ceremonia civil que fue bendecida por miembros del clero.

Pero la decisión de la Reina no se debería sólo a lo que piensa la iglesia.

Una fuente cercana a Buckingham indicó que “Su Majestad sabe que William y Kate son el futuro. Ha pasado los últimos 65 años asegurándose que la Ilustre Casa de Windsor sobreviva y sabe que que la monarquía no tiene el respeto y el poder que alguna vez tuvo”.

“William y Kate tienen la energía y la estrella para hacer el trabajo en este mundo moderno”.

De hecho, esta fuente explicó que no es una decisión reciente, pero no se habría llevado a cabo aún porque Kate Middleton ha pedido más tiempo para que sus hijos no crezcan con esa presión sobre ellos, algo que habría cimentado aún más la opinión de la Reina.

A Carlos, por supuesto, no le hizo mucha gracia.

“Las cosas están complicadas entre William y su padre, pero se han ido acostumbrado. La mala fortuna le ha tenido [a Carlos] esperando por este trabajo demasiados años”.

Aparentemente, la única que está feliz es Camilla: “Ya tiene 70 años. Está harta del drama”.

Lo que no se sabe todavía es si Kate será declarada Reina a pesar de sus orígenes (ahora es Duquesa, después de todo) o como Felipe, será eternamente una Princesa.

Te puede interesar