Por Antonio Rosselot
20 enero, 2020

Según una encuesta realizada por el diario La Tercera de Chile, un 56% de los encuestados señaló que el pariente político que menos soportan son sus cuñados(as), por factores como la relación entre hermanos, envidias varias y la pérdida de importancia de los padres, entre otros.

Iniciar una relación sentimental con alguien conlleva muchísimos obstáculos y desafíos que hay que saber encarar con presteza e inteligencia, tales como adaptar tu ritmo y rutina para estar con la otra persona, organizar la agenda para tener tiempo de verla y —lo que le da más miedo a la gente— tratar de congeniar con la familia de tu pareja.

Ahí es donde entra el clásico mito de que las suegras siempre son las que te hacen la vida imposible. Sabemos que esa es una teoría boomer bastante machista —no negaremos que en varios casos se cumple, pero no los suficientes para generalizar—, pero si entramos en esa ficción nos sorprenderíamos al saber que no son precisamente ellas las más complicadas, sino que los cuñados y cuñadas.

En una encuesta hecha por el diario La Tercera (Chile) hace algunos años, donde participaron más de 600 personas, el 56% de los encuestados señaló que el pariente político que menos soportan es la figura del cuñado(a), ya sea hermano del marido o mujer, o bien la pareja de alguno de los propios hermanos. La figura de la suegra, en tanto, quedó en el segundo lugar con el 32%.

Getty Images

¿Por qué tanta odiosidad hacia los «cuñis»? Según la psicóloga Paula Sáez, de la Universidad Diego Portales, todo radica en la pérdida de protagonismo de los padres en la vida de sus hijos, por lo que los cuñados se ven como pares y como representantes de una generación que, a diferencia de antes, ahora dice lo que piensa.

«La figura de los padres ha perdido el protagonismo irrestricto de antes y los hijos, hoy, forman un clan más potente. Además, las relaciones actualmente son más horizontales».

Ps. Paula Sáez a La Tercera

Elite Daily

De todas maneras, los expertos dicen que el conflicto con los cuñados es una extensión de los típicos problemas no resueltos entre hermanos, o del tipo de relación que ellos han llevado en su vida. Por otra parte, también es importante la competencia y los roles entre hermanos: algunos envidian al otro, otros están orgullosos de sus logros y aspiran a obtener lo mismo.

Por lo mismo, los cuñados podrían ser también puntos de comparación, así que como un mecanismo de defensa, las personas tienden a esconder su envidia mediante la crítica y la búsqueda de defectos en la figura del cuñado.

IG: @imnotathirdwheel

«[Estos problemas] se dan, por ejemplo, cuando hay hermanos que tienen la costumbre de opinar sobre la vida del menor. Cuando este último tiene una pareja cambian los códigos de la relación y los mayores sienten que pierden autoridad, lo que conlleva amenaza y luego conflicto. Y el nuevo integrante, por su parte, siente que ese hermano en cuestión es muy entrometido».

Ps. Juan Pablo Westphal, de la Clínica Santa María de Santiago (Chile), a La Tercera

Sin duda es un tema complicado, porque pueden haber muchas diferencias entre pareja y cuñado, pero varios prefieren mantenerlas bajo el tapete por temas de apariencia.

Awkward Family Photos

Así que ya saben: para mantener una relación sana, ¡siempre hay que conversar los problemas!

Puede interesarte