Por Catalina Maldonado
25 junio, 2020

Para reactivar la economía y el turismo de este destino soñado, la idea es ofrecer a los turistas una zona VIP al descender del avión y transportarlos a una playa aislada para no correr riesgo.

Todos estamos de acuerdo que luego de que todo esto del coronavirus termine, o este un poco más controlado, mereceríamos unas buenas vacaciones para relajarnos y olvidar el mal rato que tuvimos. Para eso, no puedo imaginar un lugar mejor que unas playas paradisíacas. 

Las islas Fiji ya tienen todo planeado para darnos ese descanso soñado, pero no esperaran mucho más con respecto a la pandemia porque han logrado resolver el problema de la baja del turismo con la siguiente idea: una «burbuja» turística libre de COVID-19.

Tripadvisor

Debido a que la economía de este país depende en gran parte del turismo, decidieron crear un lugar que asegurará a sus visitantes la completa seguridad de que no se contagiarán de coronavirus durante su estadía.

La «burbuja Bula» – «hola» en fiyiano – ofrecerá a los turistas una zona VIP al descender del avión desde sus destinos y los transportarán a este lugar mágico, y por supuesto, muy seguro.

Kokomo Private Island

Por el momento, la idea de esta isla privada sanitizada está pensada solo para recibir a viajeros provenientes de Australia y Nueva Zelanda, cuyos habitantes eran sus principales clientes antes del cierre por la pandemia.

«La ‘burbuja Bula’ permitirá a australianos y neozelandeses disfrutar de lo mejor que Fiyi ofrece, manteniéndose alejados de otros viajeros y de la población», afirmó el primer ministro fiyiano, Frank Bainimarama.

Instagram @mrekulli_natyre

Luego, se eliminarían las medidas de cuarentena para visitantes con resultados negativos provenientes de países que Fiyi considere que han controlado COVID-19, añadió sin brindar más detalles.

Con una población de 930.000 habitantes, las islas Fiji han sido una de las primeras naciones en controlar el coronavirus, donde luego de 45 días sin nuevos casos, el 5 de junio confirmaron que se declaraban libres de la pandemia. 

Flickr

Sin embargo, la reactivación del turismo y la inminente apertura de sus fronteras los pone entre la espada y la pared. Por un lado ya deben comenzar a generar ingresos debido a que el turismo representa el 40% de la economía del país, pero por el otro lado, temen que se pueda reintroducir el virus pese a las precauciones que tomarían.

Si bien es una decisión complicada de tomar, no dudamos que dentro de este año ya podrán volver a recibir turistas según sus cálculos. 

¡La idea de un paraíso seguro nos encanta!

Puede interesarte