Por Antonio Rosselot
18 junio, 2019

No uses como una excusa para devorarte los dedos, porque eso no es muy sano.

¡Que levante la mano quien se come las uñas!

—(casi todo el mundo levanta las manos)

Perfecto, ¡ahora que levante la mano quien se quita los cueritos de los dedos!

—(nuevamente, casi todo el mundo levanta la mano)

Según la mirada general, estos tics serían una manifestación de nerviosismo y ansiedad. Y en parte de los casos es así, pero un estudio de la Universidad de Montreal, Canadá, evidenció que la mayoría de las personas que tienen este tipo de conductas lo hacen porque son perfeccionistas, y mediante estas acciones buscan bajar sus niveles de aburrimiento o irritación.

Los examinadores trabajaron sobre un grupo de 48 individuos, de los cuales la mitad presentaba este tipo de conductas y la otra mitad no. El estudio consistió en poner a las personas de la muestra bajo situaciones en donde se generaron cuatro tipos de emociones: para generarles estrés, les mostraron una película sobre un accidente aéreo; para producirles relajo les pusieron escenas con oleaje del mar; para frustrarlos les hicieron armar un rompecabezas catalogado como fácil y para aburrirlos, los dejaron solos en una habitación.

BetterHelp

El resultado fue claro: quienes sufrían de estas conductas repetitivas las manifestaron en todas las situaciones, menos en la de relajo. Aquí es cuando se ven a las personas perfeccionistas, porque todos estos momentos de aburrimiento y frustración se relacionan a las conductas que mencionamos antes. Estas personalidades tienen tendencia a la planificación minuciosa, a trabajar más de lo requerido y a frustrarse enormemente cuando no hay actividades por hacer.

Algunas investigaciones anteriores van de la mano con la mencionada, donde proponen que el hecho de rascarse muy fuerte, comerse las uñas o morderse el labio dan satisfacción, ya que es una primera forma de hacerse cargo de alguna situación de urgencia.

Roger Costa Morera

Así que ya sabes, si te comes las uñas eres perfeccionista. Pero no lo uses como una excusa para devorarte los dedos, porque eso no es muy sano.

Puede interesarte