Por Francisco Armanet
21 diciembre, 2017

Cinco minutos que lo cambiaron todo.

Dicen que murió de la manera en que tenía que hacerlo, fiel a los autos y la velocidad. Dicen, también, que partió de este mundo bajo su propia ley, casi como sabiendo que el nombre de su exitosa saga «Rápido y Furioso» se ajustaría también a la forma en que terminó perdiendo la vida. Paul Walker dejó una huella de lamento en las millones de personas que lo siguieron durante toda su carrera actoral, marcó profundamente a todos sus compañeros de trabajo y partió los corazones de sus familiares de manera irreversible.

Pero, por mucho que el actor haya muerto siendo «consecuente» con su pasión, el dolor de su partida fue demasiado agudo como para permitir apaciguarse con cualquier tipo de consuelo. Tenía un talento envidiable, una familia maravillosa, y apenas 40 años de vida. No hubo nadie que pudiera entender cómo y por qué las cosas llegaban a su fin de esa manera.

El 30 de noviembre del 2013 a eso de las 15:30 horas fueron sólo un par de transeúntes que caminaban por las calles de Santa Clara, EEUU, lo que se percataron del fatídico accidente. Pero ya al cabo de pocas horas, la difusión de la noticia en las redes sociales calaba hondo en todos aquellos que iban enterándose. Paul Walker se había subido a un Porsche luego de realizar un evento de caridad de Reach Out Worldwide para las víctimas del tifón Haiyan​ junto a su amigo Roger Rodas, quien era dueño del auto y ya aceleraba, furioso, por la avenida principal.

Lo cierto, sin embargo, es que Walker y Rodas sólo habían decidido salir a dar una breve vuelta en el vehículo deportivo. Según consignó el noticiero Hollyscoop, el actor dio aviso a su amigo Jim Torp de que no tardarían mucho.

En conversaciones con Daily Mail, Torp reprodujo las últimas palabras que Paul Walker dijo antes de subirse al Porsche.

«Estábamos ahí los tres, Roger (Rodas) caminó hacia el garaje y Paul saltó dentro del auto diciendo ‘Hey, vamos a dar una vuelta. Volveremos en cinco minutos’. Luego partieron».

-Jim Torp a Daily Mail-

Todos sabemos la tragedia que ocurriría durante esos próximos cinco minutos…

Daily Mail / Hollyscoop

El equipo forense señaló que ambos murieron instantáneamente luego de impactar contra un árbol a más de 130 km/h.

Puede interesarte