Por Lucas Rodríguez
10 febrero, 2020

Tener a su familia con ella solo debe haber mejorado el momento.

Es difícil discutir contra los Oscars y su capacidad para capturar la atención de todo el mundo. Incluso si uno no es una seguidor demasiado acérrimo de las películas y la actualidad del cines estadounidense, ver qué estrellas fueron destacadas como las más capaces por su trabajo frente a la pantalla, además del tema de conversación que da por quienes estuvieron de acuerdo con las victorias y quienes no, es un tema del que resulta difícil escapar. Para opinar hay que saber, por lo que estar al tanto de quienes llegaron esa noche a sus hogares para ocupar un espacio en el estante con el premio de la academia, es una información clave. 

El momento en que un actor debe subir al escenario para demostrar su gratitud al ser destacado como el mejor en su rubro, solo es igualado por el momento previo a todo esto. La alfombra roja es el momento en que las estrellas compiten (saludablemente, por supuesto) por quién es la mejor vestida y quien es más capaces de atraer la atención de los fotógrafos y los medios especializados.

MIKE NELSON/EPA/REX/SHUTTERSTOCK

Sin duda que uno de los puntos que más intereses suscitan, es la elección de pareja o acompañante con la que las estrellas deciden ser vistas caminando por la más roja de las alfombras. Algunos están listos para ser vistos frente a sus parejas, otros saben que compartir su vida con una estrella igual o más grande que ellos mismos les dará bastante atención. Pero hay un tercer grupo, generalmente más pequeño, que decide optar por algo más íntimo. Para ellos la celebración es una instancia que quieren compartir con sus seres queridos.

Getty Images

Mientras que la mayoría se contenta con ver a sus hijos, esposas o hermanos ganando Oscars por el televisor, algunas estrellas deciden llevar a toda su familia con ellos. Eso decidió Laura Dern, quien no solo caminó por la alfombra junto a su madre, Diane Ladd, sino que también se dejó flanquear por sus dos hijos, Jaya Harper y Ellery Harper.

Robert Deutsch/ USA TODAY

Como todos sabemos ahora, Laura se llevó uno de los premios más destacados de la noche, ganando el Oscar a la mejor actriz por su papel en Marriage Story. La manera en la que interpretó a una abogada de divorcios sin miedo a jugar sucio la convirtió en la favorita indiscutida. Nadie hubiera apostado en su contra. Todos sabían que sería Laura quien levantaría el Oscar esa noche. Ni siquiera el carisma infinito de Scarlett Johansson en Jojo Rabbit iba a detenerla

Puede interesarte