Por Ronit Rosenberg
26 enero, 2018

Vale un millón de dólares, pero está usado por miles de personas.

A un año de la familia Trump en la Casa Blanca, salió a la luz un hecho muy vergonzoso por el que tuvieron que pasar Donald y Melania.

AP

Cuando un nuevo mandatario llega a la casa presidencial de Washington D.C, no sólo comienza una nueva etapa de gobierno, sino también la decoración del lugar parte desde cero. Es común que la Primera Dama de turno se encargue de eso, pero claro, Trump y su tiranía son muy impredecibles.

Mientras cualquier mortal hubiese ido a una tienda por departamento a comprar cuadros para ambientar el lugar, Donald decidió hacerle una petición bastante especial al Museo Guggenheim de Nueva York. 

Vangoghgallery.com

El mandatario y su mujer querían tener colgado en las paredes de una de las habitaciones de la Casa Blanca nada más y nada menos que un cuadro original de Van Gogh, “Paisaje con Nieve”.

Pero para la mala suerte de Trump, la directora artística del famoso museo no es para nada adepta a su despotismo. Muy por el contrario, Nancy Spector es una fiel crítica de él y en varias oportunidades lo ha atacado por Twitter.

INEZ y VINOODH

Tras la petición, Spector no sólo redactó un correo electrónico para “disculparse” que no podría hacerle el préstamo solicitado por la pareja presidencial, sino también les hizo una contraoferta épica: le ofreció un inodoro de oro usado

Museo Guggenheim

Por favor, dos minutos de silencio por la respuesta más creativa y pasiva-agresiva que ha recibido Trump el último tiempo. 

La directora del museo no sólo se atrevió a decirle “no” al Presidente de Estados Unidos, sino que su respuesta es la analogía satírica más excepcional que he escuchado. 

Museo Guggenheim

El inodoro de oro, una obra del italiano Maurizio Cattelan que hizo como crítica a “los instintos codiciosos de la nación”, a pesar de que está avaluado en un millón de dólares, sigue siendo un inodoro (Donde la gente hace sus más impuras necesidades…¿me explico?) y lo más genial de todo es que ¡está usado! por miles y miles de personas que han visitado el museo.

La Casa Blanca se quedó en profundo silencio.

Me hiciste el día, Nancy.

Puede interesarte