Por Ronit Rosenberg
7 junio, 2018

En su casa apenas llegaban a final de mes y eso la empujó a convertirse en una profesional.

La vida de Letizia Ortiz es lo más parecido a un cuento de princesas en la vida real. No solo era plebeya antes de casarse con Felipe, sino que venía de una casa muy humilde, donde su familia pasó muchas estrecheces económicas. 

Sin autor, ayúdanos a encontrarlo

Su verdadera historia se conoce a medias. Normalmente se destaca que de periodista pasó a ser Reina de España, sin embargo, la real historia es cuando se convirtió en profesional: fue su forma de doblarle la mano al destino y salir de la miseria. 

Su primo, David Rocasolano, da algunos indicios en el libro “Adiós, Princesa”, biografía que escribió sobre Letizia. Uno por cierto, que no le agradó nada a la Corona. 

Sin autor, ayúdanos a encontrarlo

En invierno a Letizia y sus dos hermanas les tocó pasar frío porque la paga de sus padres no alcanzaba para pagar los gastos de una estufa. Solo les quedaba la opción de abrigarse hasta las narices.

“Chus y Paloma (los padres de Letizia) nunca fueron sobrados de dinero. Más bien al revés. Yo recuerdo visitarlos los inviernos en su casa de Madrid y que me recibieran las tres hermanas (LetiziaTelmaErika) con sus batas gruesas, y debajo pesados pijamas y camisetas, y calcetines por encima de los pantalones, y las narices y los labios azules de frío”, relató Rocasolano.

Via Spletnik

Desde pequeña anhelaba con una vida mejor y con más recursos. Sus padres tenían problemas para llegar a fin de mes y más de alguna vez a Letizia le tocó desayunar un plato de acelga, según el libro “Adiós, Princesa”.

Jesús, su padre, era periodista y trabajaba por un acotado sueldo en una radio en Oviedo, y Paloma, su madre, era enfermera. Solo les alcanzaba para lo básico, nada de lujos ni alimentos caros. Su primo David relata que cuando Letizia y sus dos hermanas lo iban a visitar, se volvían locas vaciándole el refrigerador con yogures y comidas que ellas no podían consumir en casa.

“Yo era como el rico de la familia, comparado con ellos. O sea, el que se podía comprar yogures”, describe en el libro.

Sin autor, ayúdanos a encontrarlo

Letizia sabía que su única forma de superación estaba ligada a los estudios. Consiguió una beca para estudiar un doctorado de comunicaciones en México, y una vez que volvió a Madrid, entró a trabajar a CNN.

TVE

Luego, su éxito profesional siguió creciendo y entró a TVE. Allí se hizo conocida y alcanzó un muy nivel de vida. Sin embargo, el destino le tenía preparado algo mucho mejor.

EFE

Cuando Felipe le pidió la mano, ella le dejó su apartamento a su hermana Telma y a su familia. Resulta que ninguna de las dos hermanas pudo surgir económicamente como lo hizo Letizia. 

Erika también ganó una beca para irse a estudiar bellas artes a Alemania, pero no logró una posición de trabajo que le permitiera vivir de forma holgada. Y en 2007, una terrible noticia desmoronó el mundo de los Ortiz-Rocasolano; Erika se había suicidado.

EFE

Letizia, tras convertirse Reina, continúo manteniendo una relación muy estrecha con su madre. Actualmente, Paloma tiene mucho protagonismo, incluso es la encargada de cuidar a las Infantas cuando sus padres se van de viaje por alguna gira. No así con su padre, Jesús, a quien eliminó por completo de sus cercanos luego del tormentoso desenlace de matrimonio que tuvo con Paloma. Letizia tomó partido por su madre desde la primera instancia.

Puede interesarte