Por Maximiliano Díaz
10 noviembre, 2017

Si tienes hijos, realmente nunca les harás esto.

Quien haya nacido, o se haya criado durante cualquiera de las últimas dos décadas del siglo pasado, seguramente recordará con cariño a sus padres y sobre todo su infancia: años marcados por la felicidad y la inocencia. Sin embargo, es bastante común recordar aspectos particulares de nuestra crianza, y pensar en lo peligroso o lo poco sensatos que fueron nuestros padres al permitirnos algunas cosas, ¿tan mal estábamos como sociedad?

Esta graciosa (o triste) lista muestra 15 cosas que solían hacer los padres y que, afortunadamente, hemos logrado cambiar como sociedad.

1. No poner a los niños en una silla adecuada para el coche

Una época en la que toda la sociedad ignoraba lo importante que es la seguridad vial. A veces íbamos sin cinturón, parados y acostados en los asientos. ¿Han visto esas fotos de padres manejando con las rodillas? Qué bueno que las sillitas ahora son obligatorias.

2. Dejarnos viajar en el pick up de una camioneta

Igual de adrenalínico, fresco y sensacional que una bicicleta, pero mucho más rápido, y sin tener que hacer ningún esfuerzo. Obviamente sabían que esto estaba mal si nos decían que nos escondieramos si veíamos alguna patrulla policial.

3. No saber dónde estábamos

En una época en la que los celulares eran tan caros que era impensado darle (o prestarle siquiera) uno a un niño, había un voto de confianza: salíamos solo con la promesa de volver a cierta hora. ¿Dejaría un padre actual a su hijo de 12 años hacer eso? De seguro los teléfonos públicos fueron una gran herramienta para la época.

4. Dejarnos esperando en el coche mientras ellos iban de compras

Un niño en el supermercado puede llegar a ser realmente un contratiempo, y a veces no hay quién pueda cuidarlo, ¿pero dejarnos en el coche? Por favor.

5. Fumar frente a nosotros

Bueno, en realidad no todos los padres han dejado de hacer esto, pero gracias a la difusión de todos los peligros que provoca el tabaco, hay conciencia sobre juntar el humo y a los niños.

6. Mandarnos a comprar alcohol y tabaco

Esto suena impensado al día de hoy, pero era de verdad la petición más común de todas: a los vendedores solo les bastaba con preguntarte “¿Es para tus padres?”.

7. Permitirnos andar en bicicleta sin casco

Probablemente eso provocara que hoy haya muchos adultos que no los usan. Al menos, hoy en día un niño solo en la calle montando una bicicleta, sí es algo que merece protección.

8. Darnos alcohol solo para que lo probáramos

El remate de este chiste era nuestra cara al probarlo. Nuestros padres reían para luego rematar con un “¿No te gustó?”. Lo bueno es que al día de hoy, la gente ya no le da alcohol ni a sus mascotas.

9. Dejarnos volver a casa cuando no había nadie

Al principio era casi un juego. Se sentía sensacional volver a casa y tener la libertad del mundo para comer chatarra, ver televisión y salir a dar un paseo sin la supervisión de nadie. Pero cosas como calentar la comida, ordenar un poco y cuidar a los hermanos pequeños se terminaban volviendo tediosas. En cuanto a la seguridad, a los padres no les preocupaba demasiado. Ver Home Alone habrá desarrollado su creencia de que podríamos protegernos solos.

10. Tiraban la basura en cualquier lugar

Lo típico. Íbamos caminando con nuestros padres por la calle, o en el asiento trasero del coche mientras ellos conducían, y ellos tiraban algo al suelo o por la ventana. Hoy eso es mucho peor visto.

11. Golpearnos

A pesar de que para la época esos castigos ya se estaban acabando, muchos de nuestros padres sí siguieron recurriendo a los golpes para darnos una lección. Ahora cada vez menos gente golpea a sus hijos, afortunadamente.

12. Beber y conducir

Probablemente el acto más irresponsable de todos: durante los años en los que las leyes sobre alcohol y conducción eran bastante flexibles, el único límite para no conducir, era estar demasiado ebrio para meter la llave en el auto. Y muchas veces con nosotros en el asiento trasero.

13. Dejarnos ver programas violentos en la televisión

Y nosotros lo disfrutábamos un montón. Además de dejarnos ver la televisión todo el día, los dibujos animados violentos o con tonos sexuales se veían en familia, y nadie decía nada.

14. Darnos total libertad alimenticia

Ahora que hay conciencia sobre la alimentación sana, los problemas de sobrepeso, diabetes, e hipertensión infantil, esto sería impensado. Pero durante nuestra infancia seguramente habremos tenido más azúcar que sangre en el cuerpo.

15. Dejarnos ir a ver a nuestros amigos sin llamarlos antes

Para muchos, la espontaneidad era algo importante. Así que, si queríamos ver a algún amigo, llegábamos a su casa y ya. Nuestros padres nunca nos dijeron que concertar una cita era algo importante.

A pesar de lo horribles que eran estas cosas, no podemos dejar de mirar algunas con nostalgia.

Puede interesarte