Por Antonio Rosselot
28 julio, 2020

Además, hay más riesgos de hipertensión arterial. El dinero podría hacer la felicidad, ¿pero de qué sirve si tu cuerpo no te acompaña?

Asumámoslo: la gran mayoría de nosotros pensamos que, aunque siempre digamos lo contrario, tener mucho dinero es algo que puede abrir varias puertas en nuestras vidas. En esta sociedad el dinero significa tranquilidad, y eso es lo que todos buscamos.

Sin embargo, un estudio realizado por un equipo de la Escuela de Medicina de la Universidad de Hokkaido (Japón), mientras más dinero, más problemas. Sobre todo para los hombres.

El estudio concluyó que un ingreso alto en una persona está correlacionado con sobrepeso y un alza de la presión sanguínea. Además, estas personas son más propensas a desarrollar hábitos de alcoholismo.

The Art of Manliness

«Los hombres con trabajos diarios de paga alta tienen un riesgo particular de tener hipertensión arterial. Esto aplica a hombres de todas las edades, los que pueden disminuir sus chances de un ataque cardíaco o infarto mejorando sus hábitos de salud».

Dr. Shingo Yanagiya, autor del estudio, en comunicado de prensa

Para dar con estos resultados, el equipo de investigadores cruzó los datos de ingreso económico y presión arterial de 4.314 trabajadores japoneses —3.153 hombres y 1.161 mujeres— con labores periódicas, en un lapso de dos años. Cabe mencionar que los hallazgos se centran exclusivamente en el género masculino, porque el femenino no corre dichos riesgos.

Lionsgate Entertainment

Yanagiwa señala que tener presión alta es resultado de tomar malas decisiones respecto a la salud en cuanto a la alimentación y el ejercicio, lo que significa que los individuos tienen mucho control personal en cuanto a prevenir o combatir estos asuntos una vez que se manifiestan.

«La hipertensión arterial es una enfermedad relacionada al estilo de vida (…) los pasos a seguir son comer sano, hacer ejercicio y controlar el peso. El alcohol debería ser consumido con moderación y ni hablar de excederse»

Dr. Shingo Yanagiya, autor del estudio, en comunicado de prensa

Así que ya saben, gente: el dinero podría hacer la felicidad, pero no hará que sus cuerpos funcionen de la mejor manera. Y a fin de cuentas, ¡el cuerpo es lo único que tendremos asegurado para toda la vida!

Puede interesarte