Fue tanto el descontrol, que la policía tuvo que intervenir.

El partido entre el Partizán de Belgrado y el Rad Belgrado se disputaba bajo el calor de los gritos de los fanáticos de ambos equipos. Pero lo que se supone que se nutre con el clamor de los seguidores, se opacó cuando comenzaron a escucharse ataques racistas a Everton Luiz, jugador de Brasil que forma parte del Partizan de Belgrado.

Cada vez que Everton, de 28 años, tocaba el balón, la porra contraria le gritaba «mono» e imitaban sus sonidos.

istockphotos

Durante los 90 minutos de partido, los aficionados del Rad mantuvieron una actitud ofensiva hacia el mediocampista, quien es una estrella del futbol en su país. A pocos minutos de que terminara el juego, desplegaron una pancarta con insultos dedicados a Everton.

Debido a esto, el partido se suspendió por algunos minutos.

istockphotos

Sin embargo, la actitud de la porra de Rad continuó siendo de desprecio para el jugador. Esto motivó a Everton a que, una vez terminado el partido, se dirigiera hacia la zona de los aficionados que lo insultaron para responderles a las ofensas.

Un Everton furioso se posó frente a la porra y les mostró el dedo medio. Los aficionados enloquecieron de rabia y bajaron para encararlo.

istockphotos

Este encuentro desató una revuelta entre aficionados y jugadores del Rad y del Partizán. Fue tanto el descontrol, que la policía tuvo que intervenir para evitar que algunos de los asistentes o futbolistas resultara herido.

Todo esto orilló a Everton a romper en llanto por la impotencia del lamentable ataque racista del que fue víctima.

istockphotos

Al respecto, el Partizán emitió un comunicado de prensa en el que señaló:

«Condenamos enérgicamente a los autores de este acto insensato. Apoyamos totalmente a uno de los mejores jugadores del club, Everton, quien se ha ganado los corazones de los aficionados durante su estancia en Serbia el pasado año».

istockphotos

Everton declaró:

«No pude retener las lágrimas porque recibí insultos racistas desde la grada en los 90 minutos».

istockphotos

Por desgracia, esta no es la primera vez que Everton es víctima de ataques racistas. En 2007 tuvo una desagradable experiencia durante un partido contra Serbia. De aquél lastimoso momento, el futbolista recuerda el coraje y la tristeza que lo invadió al haber sido blanco de racismo en aquel país.

istockphotos

El Partizan se colocó 1-0 sobre el Rad. Este es el video del enfrentamiento entre futbolistas y seguidores de ambos equipos.

¿Qué opinas de esta lamentable situación?

Puede interesarte