Por Fernanda Peña
18 julio, 2017

El pasado de Kim amenaza con regresar: Ni ella puede creer que usaba ropa barata, bebía, hacía un video sexual y hasta su trasero parecía el de otra mujer.

Recordamos muy bien que la razón por la que hoy es famosa Kim Kardashian es ese desdichado video sexual que grabó a los 23 años, y que su entonces novio Ray J terminó por revelar. La diva ha trabajado durante años para resurgir entre las cenizas y alejar su imagen de aquel nefasto episodio (o monetizar esa «filtración» y aprovechar su fama para impulsar nuevos proyectos, depende de cómo se mire). Hoy no podemos negarle que ha funcionado: es prácticamente la reina del imperio Kardashian y ha logrado consolidarse como madre, empresaria e ícono del maquillaje.

Who do you think can do contour better? Me or @makeupbymario ?!?! LOL @kkwbeauty the full tutorial on KimKardashianWest.com

A post shared by Kim Kardashian West (@kimkardashian) on

Pero el pasado no perdona, y parece que las pesadillas de Kim están por regresar. Radar Online tuvo acceso una serie de videos caseros de sus vacaciones en el Cabo San Lucas (México) que parecen dar más detalle de los momentos previos -y posteriores- a su video sexual.

Con seguridad, hay mucho en este material que la diva no quisiera que vieras hoy en día.

Comenzando porque muchas veces dijo que no soporta el sabor del alcohol, pero paradójicamente aquí se la ve feliz pidiendo un enorme coctel tropical.

A sus 23, la diva era como cualquier mortal: se sentaba en sillas de plástico, usaba pantalones baratos, anaranjados, y parece que también fumaba de una extraña pipa.

Lo más impactante de estos videos es que su imagen también ha sufrido drásticos cambios.

Comenzando porque su trasero aún no tenía el potencial para haberla hecho famosa.

Kim ha llegado a admitir que se ha hecho algunas inyecciones con el pasar de los años, pero según ella, todo obedece a un tratamiento para su psoriasis.

Sólo esperemos que las memorias ocultas de Kim que Internet insiste en revivir no vuelvan sobre aquel nefasto video.

Y bueno, evidentemente a Kim le ha pasado lo mismo que ocurre con el vino: se ha puesto mejor con los años.

 

 

 

Puede interesarte