Un miembro de producción enchufó el aparato cuando no debía.

Los accidentes ocurren, por eso es importante prevenir y evitar actitudes arriesgadas por mucha experiencia que uno pueda tener. Eso lo tiene claro el popular chef Gordon Ramsay, quien esta semana protagonizó minutos de violencia y sangre en el programa The Nightly Show, conducido por Frank Skinner. La audiencia fue la más impresionada.

Ramsay está participando del programa -que tiene serios problemas de rating- a través de la preparación de recetas y con su particular humor, del que cayó víctima el conductor Frank Skinner.

Todo comenzó con una idea de Ramsay: “Voy a preparar una receta especial”.

El chef escocés se acercó al mesón de trabajo y se cambió de ropa, suscitando la desconfianza de Frank, para luego empezar a hacer un postre que requería de una ensalada de frutas.

The Nightly Show.

En lugar de cortar las frutas a mano, Gordon decidió usar una juguera… pero ésta tuvo un problema técnico.

Mientras el equipo de producción arreglaba el aparato, el chef fue tras bambalinas y compartió un mensaje con las personas que les sintonizaban: haría una broma pesada a Frank.

¡Fingiría que se cercena los dedos con la juguera!

Gordon volvió al estudio y puso su mano dentro de la juguera -fingiendo que estaba revisando las aspas- cuando un miembro de producción intentaba hacerla funcionar de forma eléctrica.

Por supuesto que todo estaba planeado, pero eso no evita que me aterrorice el momento en que la juguera “se prende” y “pulveriza” la mano de Gordon… aunque su actuación no es la mejor.

The Nightly Show.

“Maldición, te dije que esperaras!”

-Gordon Ramsay-

Gordon se retuerce en el suelo “sufriendo” por sus heridas, mientras la audiencia no sabe qué hacer.

The Nightly Show.

Frank no lo puede creer y advierte al público que -según él- lo que están viendo parece real.

“Algunos de ustedes podrían creer que esto es una broma, pero no se ve así desde donde estoy yo”.

-Frank Skinner-

Pasan algunos segundos antes de que Gordon se levante del suelo, apunte a Frank y grite: “¡Te engañé!” y luego repita a la audiencia “¡Los engañé!”.

Después de hacer su broma, Gordon se puso serio: “Nunca pongan su mano en una juguera”. Y sí, ¡tiene toda la razón!

¿Qué te pareció la broma?

Te puede interesar