Por Javiera Mc Niven
30 diciembre, 2016

Un caso muy extraño.

Si alguna vez te han puesto anestesia, te haz fijado en lo raro que es despertar bajo su efecto. Las cosas a tu alrededor parecen un poco distintas, ¿no crees? Leila sabe perfectamente de lo que hablo. Visitó a su dentista para extraer sus muelas del juicio, pero cuando salió a la sala de espera, algo la conmovió hasta las lágrimas. 

Su madre, preocupada por su chica que lloraba mientras miraba los peces del acuario que decoraban el lugar, se acercó y preguntó qué pasaba. Su respuesta cambió todo y ha hecho reír a más de algún cibernauta.

¡Los peces se estaban AHOGANDO! (o al menos eso le hizo pensar el efecto de la anestesia) y su madre no pudo evitar soltar una carcajada y capturar esta graciosa situación. Al día siguiente Leila debe haber reído hasta las lágrimas.

¿Te ha pasado algo parecido o ridículo al despertar del efecto de la anestesia?

Puede interesarte