Por Lucas Rodríguez
29 julio, 2019

La duquesa es la primera persona elegida para realizar esta tarea. No todos la consideran la persona más adecuada, pero nadie pone en duda que será un gran número de la revista.

Meghan Markle es uno de los personajes más comentados y notables de los últimos años. Pasando de un minuto a otro de ser una actriz en ascenso, a la pareja de uno de los personajes más queridos de la realeza británica y finalmente, a la nueva y reluciente duquesa de Sussex. En otras épocas, todo esto habría ocurrido fuera de nuestros ojos, con quizás una que otra revista especializada reporteando en base a rumores y lo que se dice en el mundo de los adictos a la familia real.Pero en nuestro mundo repleto de redes sociales, fotos y videos, todos hemos sido testigos de la trayectoria de Meghan. 

La más reciente de las noticias relacionadas con Meghan, es que la duquesa cumplirá un rol muy importante y notable, pero que también pondrá a prueba todas sus habilidades. Meghan fue anunciada como la primera mujer en ser editora invitada de la revista Vogue.

Kirsty Wigglesworth / Pool / Getty Images

El rol de Meghan significa que su trabajo será ayudar a ensamblar una edición especial de la revista, dedicada a las mujeres que han trabajado y luchado por los derechos de las minorías y las mujeres, varias de ellas con historias y pasados nada difíciles de lidiar.

Vogue

El anuncio sorprendió a muchos. La mayoría se lo tomó como una interesante oportunidad para que la duquesa mostrara sus habilidades y que es capaz de convertir en trabajo los ideales que comparte en su rol como miembro de la familia real. Pero no faltaron los que consideraron que no era la persona más adecuada para el cargo de editora invitada. 

Teniendo en cuenta que entre las mujeres perfiladas están prestigiosas intelectuales o líderes como Chimamanda Ngozi Adichie, Jacinda Ardern y Greta Thunberg, llama un poco la atención que hayan optado por alguien que es más conocida por ser la esposa de un hombre nacido en una de las familias más privilegiadas del planeta. Pero en eso está la oportunidad de Meghan: está jugando con las ligas mayores, por lo que le toca demostrar sus habilidades.

Karwai Tang / Getty Images

Hay que tener en cuenta que no es primera vez que una duquesa es invitada para ser la editora invitada de un medio. Kate Middleton, duquesa de Cambridge (y posible future reina consorte), fue editora del Huffington Post por un día en el 2016, algo que conincidió con el momento en que también fue elegida para ser la portada de la mismísima Vogue en la que Meghan ahora trabajará. 

Chris Jackson / Getty Images

Quizás hemos estado mirando en menos a las duquesas. Con el poder que tienen y lo amadas que son, pueden hacer sin problemas grandes obras como editar un número especial de una de las revistas más prestigiosas del mundo. 

Puede interesarte