Por Luis Aranguren
28 agosto, 2020

Al anunciar su matrimonio, tuvo que simular un “secuestro terrorista”. Así la prepararon para el peligro.

Cuando pasas a formar parte de una familia real, no solo aumentan los lujos sino también los riesgos al ser grandes representantes políticos. Es por eso que deben ser entrenados para el peor de los peligros, para que puedan saber qué hacer mientras están nerviosos.

Cabe resaltar que la corona inglesa ha tenido serios problemas de seguridad, como en 1982 cuando intentaron secuestrar a la princesa Ana.

AP

Otro popular encuentro fue el de Michael Fagan, quien entró al dormitorio de la Reina Isabel II y tuvo que mantener una conversación con él para disuadirlo. La cuestión con esto es que nunca se está demasiado seguro, ni estando dentro de un palacio.

Si bien cada miembro de la realiza tiene a su propio personal de seguridad profesional y especializado, deben estar preparados ante el peligro.

Getty Images

Es por eso que Meghan Markle después de anunciar su compromiso en noviembre de 2017, tuvo que realizar un curso de defensa personal según Vanity Fair. Ese taller duró dos días y fue dado por el Servicio Aéreo Especial Británico.

Todo esto fue descrito en el libro Finding Freedom, una biografía sobre los Duques de Sussex escrita por Omid Scobie y Carolyn Durand.

“Meghan participó en un simulacro de secuestro, donde fue retenida dentro de un automóvil por un ‘terrorista’, llevada a un lugar diferente, y luego ‘salvada’ por oficiales que disparaban armas falsas (del mismo tipo que se usan en las películas de Hollywood) para un mayor realismo”.

-Fragmento de Finding Freedom

Aunque Meghan es una gran actriz, eso no le quita lo estresante al entrenamiento pues en su mente sabía que la preparaban un posible peligro real.

Getty Images

Este cuerpo que la entrenó, son unas unidad de fuerzas especiales del ejército británico que se dedican a funciones específicas. Entre sus funciones están la lucha contra el terrorismo, el rescate de rehenes y actividades encubiertas.

Al parecer este curso tiene que ser realizado por todas las princesas y antes de Meghan, Kate Middleton tuvo que hacerlo.

Getty Images

Esto nos habla de lo preparado ante al peligro que están las esposas de los príncipes, creo que cualquier malhechor se lo tendría que pensar dos veces antes de querer molestarlas. Esto lo deben realizar cada cierto tiempo, inclusive en este libro afirma que lo volvió a hacer después de la boda.

El curso se centra en desarrollar habilidades claves para sobrevivir, que esperemos no tengan que poner en práctica nunca, pero de llegar a ocurrir están bien preparados.

Puede interesarte