Por Andrea Araya Moya
25 noviembre, 2020

“Sabía, mientras abrazaba a mi primogénito, que estaba perdiendo a mi segundo hijo”, confesó Meghan.

Si bien el comienzo del 2020 estuvo lleno de polémica para Meghan Markle y el príncipe Harry, luego de su renuncia a la realeza y posterior mudanza, con el paso de los meses la duquesa se veía realmente radiante y hasta haciendo las cosas que había dejado atrás por la corona británica. Pero no todo era tan color de rosa como se veía, pues aunque Meghan y Harry mostraran un semblante más relajado y feliz, lo cierto es que en los últimos meses estuvieron lidiando con uno de los peores dolores: la pérdida de un hijo.

Y es que recientemente Meghan Markle confesó que sufrió la pérdida de su segundo hijo en julio de este año. Y fue devastador.

Meghan Markle
Shutterstock

En una columna para The New York Times, la madre de Archie contó su dura experiencia tras el aborto espontáneo, y que la dejó a ella y a Harry “sumidos en lágrimas”. 

“Era una mañana de julio que comenzaba tan ordinariamente como cualquier otro día: preparar el desayuno. Alimentar a los perros. Tomar vitaminas. Encontrar ese calcetín perdido. Recoger el crayón rebelde que rodó debajo de la mesa. Atar mi cabello en una cola de caballo antes de sacar a mi hijo de su cuna.

Después de cambiarle el pañal, sentí un fuerte calambre. Me dejé caer al suelo con él en mis brazos, tarareando una canción de cuna para mantenernos a los dos tranquilos, la alegre melodía contrastaba con mi sensación de que algo no estaba bien.

Sabía, mientras abrazaba a mi primogénito, que estaba perdiendo al segundo.

Horas más tarde, yacía en una cama de hospital, sosteniendo la mano de mi esposo. Sentí la humedad de su palma y besé sus nudillos, mojados por nuestras lágrimas. Mirando las frías paredes blancas, mis ojos se pusieron vidriosos. Traté de imaginar cómo nos curaríamos”.

Esas fueron sólo algunas de las palabras que Meghan escribió en la columna “The losses we share (las pérdidas que compartimos)”.

Meghan Markle y Harry
AP

Así mismo, Meghan comentó que vio cómo se rompía el corazón de Harry, al mismo tiempo que ella “sostenía los pedazos rotos” del suyo. Pero al mismo tiempo reflexionó que la mejor manera de salir adelante era preguntarse “¿Estás bien?”¿Estamos?”.

“En el dolor de nuestra pérdida, mi esposo y yo descubrimos que en una habitación de 100 mujeres, entre 10 u 20 habrían sufrido un aborto espontáneo. Sin embargo, a pesar de la asombrosa coincidencia de este dolor, la conversación sigue siendo un tabú, plagada de vergüenza (injustificada) y perpetuando un ciclo de duelo solitario”.

-Meghan Markle en The New York Times.

AP

Luego de que su artículo fuera publicado, tanto Meghan como Harry comenzaron a recibir muestras de apoyo y palabras de aliento por parte de diferentes lectores y fans de la pareja.

En cuanto a Meghan y Harry, ninguno de los dos ha hecho declaración alguna en respuesta.

Nuestras sinceras condolencias para ellos.

Puede interesarte