Por Pamela Silva
5 noviembre, 2018

Ni siquiera un heredero a la Corona hará cambiar la personalidad rebelde de la duquesa.

Hace poco se anunció que Meghan Markle estaba esperando su primer hijo junto al Príncipe Harry, después de cinco meses de su matrimonio. El niño o niña que nacerá la próxima primavera será el séptimo en la línea de sucesión al trono británico. 

Y siendo su madre, Meghan deberá seguir algunas estrictas reglas durante y después de su embarazo.

Por supuesto, Meghan ya ha roto varias de esas estrictas reglas.

1. Debe comunicar sus malestares durante el embarazo

Instagram Kensingtonroyal Palace

No es que deba andar contando cada vez que se siente mal, pero como miembro de la familia real tiene compromisos de los que no se puede ausentar sin explicar el motivo de su falta.

Y esa través de un comunica formal, tal como le sucedió a Kate Middleton cuando sufrió de hiperémesis gravídica durante su último embarazado y todo el mundo se enteró.


2. No debe usar zapatos cómodos

Instagram Kensingtonroyal Palace

No importa cuán hinchados tengan los pies, las embarazadas de la familia real tienen que seguir la regla que todo el resto de las mujeres de la corona: siempre deben usar zapatos clásicos que cubran los dedos.

Claro que Meghan ya demostró que no está interesada en sufrir de forma gratuita y apareció en público durante su tour en Oceanía usando zapatos bajos.


3. Mantener el look clásico todo el tiempo

Instagram Kensingtonroyal Palace

Las reglas de vestuario son tomadas muy en serio en la corona británica, incluso en esta época. Así que nada de usar ropa cómoda durante el embarazo, sino que tienen que seguir usando los vestidos clásicos de siempre.

Pero Meghan volvió a romper esta regla -como ha hecho varias veces antes- al usar un vestido ligero que dejaba al descubierto sus hombros.


4. Menos viajes fuera del país

Instagram Kensingtonroyal Palace

Después que concluya el tour actual por Oceanía de los Duques de Sussex, es poco probable que Meghan vuelva a viajar fuera de Inglaterra y mucho menos, fuera del continente. Esto es porque si el bebé llegase a nacer antes de tiempo y lo hiciera en otro país, sería bastante complejo por el tema de su nacionalidad.


5. No hay Baby Shower

Instagram Kensingtonroyal Palace

Aunque es una tradición muy común en el resto del mundo, la Corona inglesa simplemente no tiene Baby Shower por varias razones.

Una, es que se considera un evento de “mal gusto”, otra que se entiende que no hay nada que la familia real no pueda comprarle a sus niños y tercero, que los regalos que reciben deben ser donados a caridad de la forma “más respetuosa posible”.

Así que es más fácil que simplemente no les regalen nada.


6. Los duques tendrán postnatal

Instagram Kensingtonroyal Palace

Asistir a diversos compromisos como miembros de la familia real es considerado el trabajo de Meghan y Harry, así que como cualquier otro trabajo ambos se tomarán prenatal y postnatal durante los meses finales del embarazo.

Lo más posible es que Meghan replique los tiempos que se dio Kate Middleton, cuyo último hijo nació nació en abril y ella comenzó su prenatal en marzo y lo terminó en octubre.


7. La Reina es la primera en enterarse del nacimiento

Instagram Kensingtonroyal Palace

Y no es broma, si el niño nace durante la noche deben esperar a que ella despierte -a las ocho de la mañana-, se le comuniqué la noticia y ahí recién el resto de la familia (y del mundo) puede enterarse del nacimiento de un nuevo heredero a la corona.


8. Nadie debe enterarse del sexo del bebé

Instagram Kensingtonroyal Palace

Las apuestas son una cosa seria en Inglaterra, así que nadie tiene permitido divulgar el sexo del bebé para que las casas de apuestas puedan hacer sus pronósticos a ciegas (porque allá apuestas no sólo el sexo del bebé, sino que también hasta cómo se llamará).


9. Nacerá en el hospital

Instagram Kensingtonroyal Palace

Antes, las miembros de la realeza tenían sus hijos en salas especialmente habilitadas de los palacios donde vivían, pero desde la Princesa Anna y Diana las embarazadas tienen su parto en el Hospital.

De hecho, los tres hijos de Kate Middleton nacieron en un ala privada del Hospital St. Mary en Paddington. Mismo lugar donde Diana dio a luz a William y Harry.

Puede interesarte