Por Pamela Silva
27 agosto, 2018

Ahora son cuatro en la casa.

Desde que se casaron, el mundo -y sí, nos incluimos en eso con violencia- quiere que Meghan y Harry tengan hijos propios, que el príncipe deje de ser el tío simpático de George, Charlotte y Louis para ser un padre tal como su hermano (sí, nos morimos por verlo así más maduro como William).

Pero es momento de asumir que eso no pasará pronto, Meghan quiere esperar como mínimo a realizar su primer tour real a fin de este años antes de siquiera comenzar a pensar en tener hijos.

Aunque eso no implica que la familia del príncipe no haya aumentado en estas semanas, porque ambos decidieron agregar a un nuevo miembro a su casa: un cachorro.

Chris Jackson

Según People, la pareja adoptó hace unas semanas a un cachorro de labrador quien vive con ellos en Kensington Palace junto al perro de Meghan, Guy.

La duquesa de Sussex siempre se ha mostrado muy cariñosa con los animales y según Harry, esa fue una de las razones que se ganara la aprobación de su abuela, la Reina Isabel (porque los famosos corgis de la monarca la amaron inmediatamente, mientras que a Harry le han ladrado toda su vida).

Lamentablemente, cuando Meghan se mudó a Inglaterra tuvo que dejar atrás a uno de sus perros, también de raza labrador, porque el viaje sería demasiado agotador para él, debido a su avanzada edad.

Instagram Meghan Markle

Aunque el perro no quedó abandonado ni mucho menos, sino que una amiga muy cercana a la Duquesa se hizo cargo de su cuidado. Su otra mascota, el beagle Guy sí viajó con ella y ahora tendrá que soportar a un nuevo cachorro en su vida.

Instagram Meghan Markle

Aunque considerando la gran energía que tienen los beagles, dudo que le fastidie mucho la situación.

Puede interesarte