Por Lucas Rodríguez
15 julio, 2019

A los tabloides ingleses les encanta mostrarlas como las ‘duquesas en guerra’. Pero Kate y Meghan son de lo más capaces de dejar de lado sus diferencias y gozar de una agradable tarde juntas.

Los príncipes William y Harry se criaron muy cerca uno del otro. Perder a su madre, la malograda princesa Diana, cuando aun eran unos niños, los acercó e hizo depender uno del otro para sobreponerse a la tragedia. Crecer bajo el escrutinio de toda una nación no es fácil, pero ellos lo lograron sin mayores problemas. Cuando William anunció su compromiso con su ex compañera de universidad, mejor amiga y novia hace años, Kate Middleton, Harry no podía estar más feliz: para él, Kate era «la hermana que nunca tuvo«. 

Jame Marsh/BPI/REX

La llegada de Meghan Markle a la vida de Harry, pareció a primera vista que podía ser el fin de esta amistad tan fuerte que unía tanto a los príncipes, como a ellos con la nueva duquesa de Cambridge. Envés de la relación de varios años que William tuvo con Kate, Meghan y Harry se casaron al par de años de haberse conocido, sembrando las dudas de si no se habían apresurado un poco.

Luego vinieron los rumores, casi todos relativos a que la norteamericana Meghan Markle no lograba adecuarse a la vida dela realeza británica.

Jame Marsh/BPI/REX

El centro de los conflictos dentro del Palacio de Buckingham, se habrían debido a que las duquesas no serían capaces de entenderse. Al parecer, el estilo de vida hollywoodense de Meghan estaría chocando con las costumbres británicas, las que Kate sabe aplicar y respetar sin siquiera intentarlo, debido a que se crió en una familia de la clase alta inglesa. 

Pero si algo demuestra la noticia que cubrió el Daily Mail, es que las duquesas están muy lejos de tener una mala relación.

Jame Marsh/BPI/REX

Las duquesas asistieron a la final del torneo de tenis femenino de Wimbledon, donde alentaron a Serena Williams, una de las mejores amigas de Meghan. Aunque Serena cayó en la final ante la rumana Simona Halep, esto no fue suficiente para agravar el ánimo de las dos mujeres. Con sonrisas y lanzando chistes, las dos mujeres pasaron una tranquila tarde sentadas en el espacio reservado para la realeza del estado deportivo. 

Junto a Kate y Meghan estaba Pippa Middleton, la hermana menor de Kate.

Jame Marsh/BPI/REX

Junto con su buen ánimo. Kate se llevó las miradas con su vestido verde Dolce & Gabbana de más de 2500 dólares. Meghan optó por una simple blusa blanca cruzado por una cinta azul oscuro. Pippa llevó un vestido floreado, que recordó a algunos les recordó uno bastante famosos que vistió hace unos años

Jame Marsh/BPI/REX

Los tabloides tendrán que cerrar la boca y pedir disculpas. Por lo que vemos en estas fotos, Meghan y Kate se llevan tan bien como las esposas de dos hermanos muy cercanos se llevarían. 

Además que con las vidas que tienen, es muy probable que solo la otra pueda entender lo que es la vida de una duquesa moderna.

Jame Marsh/BPI/REX

Brindemos por la amistad de las duquesas. Ahora que sabemos cuales son sus tragos preferidos, lo podemos hacer correctamente.

 

Puede interesarte