Por Antonio Rosselot
27 julio, 2020

Si bien algunos de sus compatriotas la defienden, otros creen que a Melania «le avergüenza» ser eslovena ya que rara vez se ha vuelto a referir a su país natal.

Muchos ven en Melania Trump una figura que ayuda a calmar las siempre turbulentas aguas en las que navega su marido Donald, presidente de EE.UU y uno de los personajes más polémicos de la actualidad.

Sin embargo, Melania también tiene su historia y un pasado en una comunidad que, hoy en día, no está plenamente convencida de tenerla como hija ilustre.

La modelo de 50 años nació y se crió en el pequeño pueblo de Sevnica (Eslovenia, ex Yugoslavia), donde vivió con su familia hasta independizarse y comenzar su carrera de modelaje.

Today Show

Cuando Melania alcanzó prominencia internacional tras llegar a la Casa Blanca, Sevnica vivió un boom turístico nunca antes visto: los visitantes llegaban a ver con sus propios ojos lo que había sido la vida de la mujer allí, además de encontrarse con muchísima mercadería y productos alusivos a ella y su marido.

Al parecer, los eslovenos estaban orgullosos de tener a una de las suyas en la primera línea internacional… pero el tiempo y los hechos hicieron que varios cambiaran radicalmente su opinión.

AFP

Para una parte importante de los compatriotas de Melania, ella se avergüenza de ser eslovena. Salió del país a los 18 años y apenas ha vuelto un par de veces, lo que da la impresión de que está mucho más cómoda con su nacionalidad estadounidense.

Un equipo de ABC visitó Eslovenia en 2016 y preguntó a la gente sus opiniones sobre Melania, recibiendo respuestas de todo tipo. Una de las más comentadas fue la de una chica de 15 años llamada Ema, que fue lapidaria con la modelo.

Marie Claire

«No me gusta Donald Trump, y tampoco creo que el hecho de que Melania sea de nuestro país es un buen ejemplo para nosotros, ya que además ella está avergonzada de ser eslovena».

Ema Novakovic a ABC

Otros también respondieron irónicamente cuando les mostraron fotos de Melania, diciendo que era «la nueva Primera Dama de EE.UU que apenas habla inglés», o que «no me gustan esos Trump», lo que denota que se sintieron abandonados por la principal representante del país a nivel mundial.

«Creo que Melania es una mujer muy ambiciosa, llena de sí misma, que usó la oportunidad que se le presentó con ambas manos. Leí que un escritor de EE.UU dijo que las cosas en Eslovenia debieran haber estado bastante mal como para que ella prefiriera estar con Trump. Comentarios como éste podrían hacer que la gente de EE.UU piense que Eslovenia es un país horrible».

Dusan Trusnovec a The Washington Post

Reuters

Además, no olvidemos que hace un par de semanas, un grupo de gente quemó una gran estatua de madera inspirada en Melania a las afueras de Sevnica, calificada como «una desgracia» y «un personaje de Los Pitufos» por algunos vecinos.

Sin embargo, también hay quienes la respetan a ella y su decisión, entendiendo por qué quiso salir del país y orgullosos de verla en las primeras planas. «Está donde está por buscar una mejor vida» y «Puso el nombre de nuestro país en el mapa» son algunos de los comentarios que surgieron.

«Somos un país pequeño, así que todas las personas que surjan a nivel internacional tienen historias muy exitosas. [Melania] calza con el rol de Primera Dama. Se puede comportar muy bien en la alta sociedad».

Roberto Gorenc, esloveno, a ABC

Cuando vemos a Melania dando un discurso o acompañando a su marido en actividades oficiales, nadie piensa que nació y creció en un pequeño pueblo industrial de Eslovenia; de hecho, es como si ni ella lo pensara.

Por lo mismo, se entiende que algunos de sus compatriotas no la encuentren una buena líder, aunque quizás a ella no le vaya ni le venga la opinión de los demás.

Puede interesarte