Por Lucas Rodríguez
23 septiembre, 2020

La nueva oda a la primera dama de los Estados Unidos es de bronce, material muchísimo más resistente que la madera de la que estaba hecha la anterior.

Hay un viejo proverbio que dice lo siguiente: “nadie es profeta en su tierra”. Esto hace referencia a la norme cantidad de personas que no fueron reconocidas en su país o ciudad de origen, hasta que triunfaron en el extranjero. Pueden ser músicos, artistas, políticos o lo que sea, algo hay en conseguir el éxito en un lugar donde uno ha vivido toda la vida, que resulta muchísimo más fácil si contamos con la aprobación de algún otro país o estado. Los casos son demasiados para contarlos, pero al parecer el más reciente y llamativo de todo, involucra a la actual primera dama de los Estados Unidos. 

Getty Images

Melania Trump, quien es de origen esloveno, país que por el tiempo en que ella nació ni siquiera existía formalmente (era parte de yugoslavia, una enorme nación que hoy se ha dividido en varios países más pequeños), consiguió su residencia norteamericana al casarse con Donald, lo que luego le significó conseguir la muy deseada tarjeta de residencia y ciudadanía norteamericana. 

Getty Images

Llegar a la cima de la importancia en su país adoptivo, le ha significado a Melania recibir muchísima más atención y homenajes de los que nunca imaginó. Uno de los mayores honores fue el que le rindió su ciudad natal de Sevnica, al instalar una estatua conmemorando a la primera dama.

Getty Images

El problema fue que la estatua, que pretendía representar a la primera dama en uno de sus atuendos más elegantes, fue hecha en su totalidad de madera. Esto la convirtió en un fácil y atractivo objetivo para quienes no estuvieron de acuerdo con la celebración de este controvertido personaje. Iracundas bandas de vándalos terminaron por acudir a la estatua en mitad de la noche, la que dañaron encendiendo en fuego. 

Getty Images

La estatua dañada terminó por ser retirada. En su lugar se colocó una estatua similar, pensada para parecerse en todo lo posible a la original, solo que en esta ocasión el material elegido fue el más resistente y muchísimo menos inflamable, bronce, como informó CNN

Getty Images

Independiente de si sus residentes estén de acuerdo con todo lo que representa el gobierno de Donald Trump, es entendible que una ciudad pequeña como la que vio nacer a Melania se sienta orgullosa de lo lejos que ha llegado una de sus hijas. En el peor de los casos, hay maneras más civilizadas de mostrar la furia hacia un personaje así.

 

Puede interesarte