Por Antonio Rosselot
16 febrero, 2021

Las dos clínicas —que se ubicarán en Carolina del Norte (EE.UU)— estarán enfocadas en pacientes de escasos recursos o sin seguro de salud. “Todos deberían tener acceso a salud de calidad”, señaló el astro del básquetbol.

El mundo pareció paralizarse cuando el fantasma del coronavirus se hizo real en todos los rincones del planeta: se frenó la industria del cine, el turismo, las economías se fueron a pique… en fin, es como si estuviésemos viviendo en una película de ciencia ficción.

Sin embargo, lo que sí se activó mucho en estos meses fue el sentido de solidaridad de la gente, y sobre todo de aquellas personas que tienen ingresos astronómicos y están dispuestas a compartirlos.

Hoy toca nuevamente hablar de Michael Jordan, considerado como el mejor basquetbolista de la historia, y que últimamente ha invertido gran parte de su patrimonio en asociarse con Novant Health y crear un “sistema de salud alternativo” para la gente de pocos recursos en Carolina del Norte.

AP

En los dos años anteriores, Jordan ya hizo millonarios aportes para construir dos clínicas familiares en la ciudad de Charlotte, las que hasta ahora han atendido a más de 4.500 pacientes y donde se han administrado casi mil vacunas para el COVID-19, de acuerdo a la misma organización.

Y ahora, Jordan incluso superó las expectativas con su nueva donación: esta vez será de 10 millones de dólares, con los que construirá dos clínicas más a lo largo de la costa de Carolina del Norte, específicamente en el condado de New Hanover.

“Estoy muy orgulloso de asociarme una vez más con Novant Health para expandir el modelo de ‘Clínicas Familiares’ y así garantizar un mejor acceso a servicios médicos críticos en mi estado natal. Todos deberían tener acceso a salud de calidad, sin importar dónde vivan y si tienen o no un seguro de salud”.

—Michael Jordan en comunicado de prensa

Novant Health

De acuerdo a Novant, estas dos nuevas clínicas entregarán asistencia médica normal y de urgencia a comunidades rurales de la zona, además de atender a aquellas personas sin seguro o con una póliza perjudicial.

Recordemos que si bien Jordan nació en Nueva York, se mudó a la ciudad de Wilmington con su familia cuando era muy pequeño, por lo que hizo prácticamente toda su vida joven en Carolina del Norte. Lo que pasó después es historia conocida.

Dicho esto, no es sorpresa que Jordan quiera devolverle a la comunidad todo lo que ésta le entregó en sus primeros años de vida, una base desde la cual el exbasquetbolista saltó a la fama y la consagración eterna.

Puede interesarte