Por Andrea Araya Moya
12 enero, 2017

Michelle sí que sabe planificar estrategias.

Michelle Obama suele ser siempre bien calificada a la hora de vestirse. De hecho, los elogios y buenos comentarios siempre la destacan cuando luce elegantes trajes o hermosos vestidos para cada evento presidencial. La aún Primera Dama suele deleitarnos con atuendos deslumbrantes y llenos de vida y color. Sin embargo, en la última ceremonia presidencial, Michelle decidió usar algo más discreto.

AP

Envuelta en un vestido de encaje gris diseñado por Jason Wu, Michelle deleitó a los asistentes al último discurso presidencial de su esposo en Chicago. Sin embargo, lo que sorprendió fue la discreción que Michelle eligió para este evento, lejos de todas esas veces en las que llamaba la atención con vestidos llenos de significado y color.

Muchos llegaron a creer que sólo se trató de una perfecta estrategia para dirigir completamente la atención a su esposo, Barack, quien iba a protagonizar el evento esa noche. Y lo logró, pues la Primera Dama pasaba inadvertida a simple vista en la audiencia.

AP

Algo completamente distinto pasó cuando Michelle fue quien dio su último discurso presidencial recientemente. En ese entonces, la Primera Dama usó un elegante traje rojo del diseñador cubano Narciso Rodríguez.

AP

Y, de hecho, también usó este poderoso color para bailar con su esposo en la segunda gala presidencial. Y, por lo mismo, Alicia Keys le cantó “Lady in red”. Michelle sí que sabe de estrategias y cómo destacar.

Sin embargo, para la última noche debía dejar que la atención se posara en su marido. Aunque, digámoslo, Michelle jamás pasará inadvertida. ¡Es la mejor!

AP

¿Volverá a la Casa Blanca?

Puede interesarte