El cantante quiso callar rumores sobre su estado de salud luego de su última aparición donde no tenía voz y se veía sumamente delgado. Pero también señaló que “no va a contestar ninguna tonteria”.

Poco más de mes y medio ha transcurrido desde la última que vimos a Miguel Bosé. Fue en los premios Grammy Latino 2018 donde dejó a todos preocupados respecto a su estado de salud.

Recordemos que el cantante fue el encargado de entregar el premio a “Persona del Año” en la gala y su estado físico no transmitió buena sensación, en ese momento otorgó el premio a la banda mexicana Maná.

Bosé apareció en las redes para defenderse y acallar rumores sobre un supuesto problema de salud. Recordar que el artista no pasa su mejor momento, se separó de Nacho Palau quien fuera su pareja durante 26 años y fue demandado por él mismo Palau en tribunales por “los derechos de sus hijos”.

Palau según prioriza la unión de los niños, ya que cada padre se quedó con dos de los cuatro.

Instagram: @MiguelBosé

Lo cierto es que la situación no ha sido fácil para Bosé, quien se veía notoriamente afectado por sus problemas personales sumado al deterioro normal que podría sufrir el artista a sus 62 años.

Sin embargo, en su reaparición, también dejó a algunos preocupados:

“Estoy de vacaciones, estoy feliz, y no voy a contestar a ninguna tontería… feliz año” Y es que lo que dice no concuerda del todo con lo que vemos y oímos.

Sigue flaco, su voz (aunque mejor que en los premios) no se escucha del todo bien. Solamente desearle salud al buen Miguel y que se solventes todos sus problemas personales para que nos siga encantando con su música. Vuelve fuerte.

Puede interesarte