Por Kat Gallardo
7 agosto, 2017

El amor más vivo que nunca.

Miley Cyrus y Liam Hemsworth son una de las parejas más lindas y admiradas actualmente en Hollywood, pero no lo han tenido fácil. Se enamoraron en el set de la película The Last Song el año 2010 y vivieron años llenos de amor, hasta que a finales del 2013, anunciaron su separación, dejando a los fans desamparados. Casi tres años después y cuando nadie lo esperaba, retomaron su relación y todos enloquecieron.

Para nadie fue una sorpresa el periodo “Bangerz” de Miley, donde no sólo se mostraba soltera frente al mundo, sino que también con una imagen radicalmente distinta a la que había mostrado hasta el momento. Tenía el pelo muy corto y platinado, sorprendía a todos con sus atuendos y cualquier cosa que hacía, parecía escandalosa.

Aunque lo más devastador fue verla sufriendo en el video de Wrecking Ball, ¿se acuerdan?

“Necesitaba cambiar tanto”, dijo Miley hace unas semanas a la revista Billboard. “Cambiar al lado de alguien que no está en la misma situación, es demasiado difícil. De pronto, era como si no nos reconociéramos. Tuvimos que recuperarnos”, dijo sobre su relación con Liam.

Pero fue en una nueva entrevista con Cosmopolitan que Miley reveló el secreto tras este reencuentro entre ambos y sorpresivamente, fueron sus padres los que jugaron un papel muy importante para que ambos retomaran la relación.

Happy birthday Jesus

A post shared by Liam Hemsworth (@liamhemsworth) on

Cuando le preguntaron qué cosas había aprendido al ver el matrimonio de sus padres, respondió: “Nada ni nadie permanece igual. El amor crece, evoluciona, cambian el uno con el otro y hay que celebrar el viaje”.

Este consejo se nota demasiado en su nuevo single “Malibu”, donde lo importante no es qué tan madura se pueda ver sino lo feliz que parece estar. Para escribirla, se inspiró en su relación con Liam y en el video se ve radiante.

❤️❤️REGRAM❤️❤️

A post shared by Miley Cyrus (@mileycyrus) on

Sólo tenemos lágrimas de emoción por todo lo que ha pasado y esperamos que esta vez sí que logren llegar hasta el altar. O por último, seguir por años igual de felices como se ven hasta ahora.