Por Leonardo Granadillo
22 marzo, 2019

Cada vez es más común ver a una mascota llevando los anillos y no a un niño. Algunos consideran a los amigos de 4 patas como sus hijos.

Las nuevas generaciones están cambiando algunas costumbres que teníamos en el pasado, en otras épocas se veían familias muchos más numerosas (algunos dicen que porque no existía el televisor), actualmente vemos quizá un sólo hijo pero tres mascotas.

Hay a quienes les molesta demasiado que pongan en una misma línea a los niños y a los perros o gatos, pero es innegable que se ha convertido en una realidad, para los millennials, estos jóvenes del siglo 21 que les encanta estar al día con las tendencias, una mascota puede ser prácticamente un hijo.

Sarah Canning

No entraremos en discusión ni en detalles, sabemos que los amigos de 4 patas pueden llegar a ser tan fieles al punto de ser parte importante de nuestra familia, ahora de allí a ocupar el lugar de un niño o a ser llamados hijos, queda a juicio de ustedes.

Lo cierto es que se ha convertido en una realidad, cada vez hay más bodas donde se invita a los padres a no llevar a sus pequeños, pero sí son bienvenidos los amigos caninos por ejemplo. A esta iniciativa se le llama ‘Pet Friendly’ y nos parece espectacular, sin embargo el hecho de no implica que, creo que tanto adultos, como niños y mascotas pueden disfrutar la celebración.

Natalie Watson

Igual hay una serie de factores a considerar para llevar a tu mascota a una boda, su carácter (si se estresa con facilidad o es dado a interactuar con muchas personas), si está en tus posibilidades contratar a un especialista para que la vigile en el evento, si lo vas a vestir no causarle daño o estrés.

Avisar a los asistentes para evitar alergias, avisar a fotógrafos para que los considere, y confirmar que el recinto los permite. Todos esto nos demuestra que no es lo mismo llevar a un perro a un niño a una celebración, sin embargo también es cierto, hay miles de mascotas que se portan mejor que un pequeño, todo está en la educación.

Puede interesarte