Por Renato Satta
18 diciembre, 2014

¡Es ciencia! Ciencia pura y bastante sed.

Al mezclar sal con hielo, este hace que se derrita más rápido. Pero para lograrlo, debe absorber energía calórica de algo. Ahí es donde entra la lata de bebida (y nuestras ganas de tomarla helada).

¡Comparte este divertido truco con tus amigos!

Puede interesarte