Por Lucas Rodríguez
27 noviembre, 2019

Parece que los creadores de Monopoly entendieron al revés las cartas con reclamos que les enviamos: ¡se trataba de que fuera más corto!

Los juegos de mesa se han hecho un poco de reputación complicada en los últimos tiempo. Aunque para ser honestos, el problema no están en los juegos de mesa en general, sino que en uno en particular. Uno que suele ser el sospechosos número cuando de rastrear disputas familiares se trata. Estamos hablando, por supuesto, que de Candy Land… no, broma. Obviamente que de Monopoly, el juego creado para ser una sátira del capitalismo y enseñarnos los terrores del dinero, pero que en su lugar, lo único que causa es batallas campales entre personas que suelen pasar sus días queriéndose y cuidándose unas a las otras. 

Quizás si es que las partidas de Monopoly fueran breves, podríamos ver el comienzo y final de la rabia ocurrir en solo un par de minutos. Dedicar el tiempo correspondiente a hacer las paces y seguir con nuestra vida. Como todos sabemos, esto no tiene ninguna relación con la realidad: no es raro que las partidas de Monopoly se extiendan por horas. Que no lleguen a concluirse en un solo día, a veces. No es un juego para los impacientes, es lo que estamos tratando de decir. 

Hasbro

Demostrando que su comprensión de las necesidades de sus clientes es o pésima o en extremo perversa, Hasbro, la gran y solemne marca detrás de tantos juegos de mesa, decidió llevar aun más lejos los peores aspectos de Monopoly. Hagan una reverencia para la llegada de «Monopoly, El Juego Más Largo de Todos». Es una edición del clásico, solamente que con todo aumentado, cosa de que realmente no se acabe nunca.

Hasbro

Si el afiche con Mr. Monopoly desmayado del cansancio sobre uno de los dados no te da una indicación de lo que estás a punto de escuchar, permítenos introducirte al tema: el nuevo Monopoly cuenta con el doble de propiedades y una de las reglas más crueles que hemos escuchado. Cuando en la versión original bastaba con dejar fuera del juego al resto, este nuevo tablero solo te dejará abandonar la mesa cuando seas el amo y señor de todas las propiedades.

Hasbro

La imagen mental que acabas de tener es correcta: puede que llegue un momento en que debas dar vueltas y vueltas por un tablero enorme, tratando de caer en una sola posibilidad. Si crees que tus giros estarán llenos de emoción, estás muy equivocado. Sin rivales y con todo el resto de las propiedades en tu control, eres básicamente el dios del juego.

Hasbro

¿Estás preparado para sufrir horas de intensa agonía?

Puede interesarte