Por Pamela Silva
3 Agosto, 2017

¿Dos puestos nuevos en el banquete?

Nunca me he casado, pero mi experiencia viendo películas me ha hecho comprender que el momento más crítico de la boda es elegir a quien quieres invitar. Porque a no ser que seas millonario y puedas invitar a cuanta gente se te ocurra, la mayoría tiene un límite de personas que pueden asistir.

Y ahí entras a pensar que tanto quieres a tus amigos, cuáles son más importantes y remplantearte toda tu vida social.

En marzo Liz Whitlow, una mujer de San Antonio, Texas en Estados Unidos, estaba viviendo este crítico momento y tomó una decisión muy importante: invitar a los Obama.

Porque vamos, seamos honestos, ¿a quién no le gustaría que Michelle y Barack asistieran a tu boda? Yo me casaría sólo para que ellos estuvieran en mi matrimonio.

En pedir no hay engaño, ¿cierto? Eso debe haber pensado Liz. Y creo que ella nunca se imaginó que los Obamas, después de un par de meses, responderían su invitación.

Su hija Allen lo compartió en Twitter:

“Felicitaciones por tu boda. Esperamos que su matrimonio este bendecido con amor, risas y felicidad, que sus vínculos crezcan fuertes con cada año que pasa. Este momento marca el principio de una relación de toda la vida, y mientras te embarcas en este viaje, sabes que tienes nuestros mejores deseos para las muchas alegrías y aventuras que tienen por delante”.

¡Y con la firma de Michelle y Barack! Muy lindo detalle de su parte el contestar, ¿No creen?

Liz aprovechó el momento para recalcar que no Donald Trump no está en su lista de invitados.

“Hija: ¡Oh por dios! Dice felicitaciones. No sabía que podías hacer eso.

Madre: ajahahaha ¡yay¡ Yep No le envíe una a Trump”.

Prueba, una vez más, que los Obama son la mejor familia presidencial que ha existido.

Te puede interesar