Por Catalina Maldonado
8 octubre, 2021

“Ashton Kutcher me miró y me retó porque yo no había dejado entrar a su mujer”, contó la chilena Francisca Walker cuando trabajó en un restaurante de Los Angeles. Ella se defendió diciendo que el gerente del lugar no le daba permiso para entrar a nadie antes de abrir, ni si quiera a las estrellas de Hollywood.

Miles son las personas que comparten experiencias positivas con sus artistas favoritos, pues es una forma de decir que las estrellas también son cercanas y finalmente, aunque suene extraño decirlo, son humanas. Sin embargo, también hay quienes comparten experiencias negativas, que incluso pueden ser hasta tragicómicas.

Así fue como le ocurrió a Francisca Walker, una reconocida actriz del cine y la televisión chilena, que vivió un tiempo en Estados Unidos para profesionalizarse y le tocó vivir una incómoda experiencia con Ashton Kutcher y Mila Kunis. 

Getty Images

A través de un programa de entrevistas, la actriz de 33 años detalló la experiencia con los actores mientras trabajaba como anfitriona en un restaurant de celebridades en Los Angeles, California.

“Es la tremenda aventura. Allá fui a casting, trabajé en un restaurante top, bueno como todos los actores allá. Un restaurante al que iba Paris Hilton, Gwen Stefani”, inició Francisca sobre este encuentro.

Instagram @franwalk

Sin embargo y justo hablando de embarazo, pues hace poco fue mamá, recordó este encuentro con Mila Kunis y Ashton Kutcher justo cuando la actriz estaba esperando a uno de sus hijos:

“Hablando de embarazo, yo no sabía nada de embarazo. Llegó Mila Kunis con Ashton Kutcher tempranito, antes de que abriéramos. Ella tocaba el vidrio como desesperada, me decía como que quería ir al baño. Yo estaba traumada con el manager del restaurante porque era muy malhumorado y me decía ‘no dejen entrar a nadie antes’”. 

—dijo Francisca Walker en el programa A calzón quitado—. 

AP

Pero claro, al negarle la entrada a dos estrellas como ellos, una vez que el restaurante abrió, la chilena cuenta que Ashton Kutcher se acercó a regañarla por lo sucedido: “Yo quedé como la pesada. Ashton Kutcher me miró y me retó porque yo no había dejado entrar a su mujer y quedé como la mala onda”. 

Finalmente, la pareja se sentó a comer en el lugar y Walker dijo que fue aún peor: “Después comían y me miraban con mala cara. Fue muy incómodo”.

Una experiencia que pocos pueden contar… 

Puede interesarte