Por Andrea Araya Moya
16 noviembre, 2020

Las primas de la reina Isabel fueron encerradas en una institución mental y hasta declaradas “muertas” por la Reina Madre.

Muchos parecieran creer que la vida en la corona británica es “perfecta” o algo cercano. Que más allá de las polémicas con la princesa Diana, o con Meghan Markle, la familia en la realeza se mantiene unida frente a cualquier contratiempo. Pero no, en realidad no. En especial si nos enfocamos en la historia de la reina Isabell II.

Recientemente se estrenó la cuarta temporada de la serie “The Crown”, que se enfocará entre los años 1979 y 1990. Incluyendo la relación del príncipe Carlos y la princesa Diana y la incorporación de Margaret Thatcher.

Sin embargo, otro de los episodios que narrará la serie tiene que ver 100% con la reina Isabel, y es un pasaje realmente oscuro y lleno de mentiras y crueldad: la historia de Nerissa y Katherine, las primas con discapacidad que fueron encerradas, ocultadas y negadas por la corona.

REX

Y la historia es así. A mediados de los 80, “The Sun” destapó la historia de las hermanas Nerissa y Katherine, las hijas de Fenella Hepburn-Stuart y John Herbert Bowes-Lyon, el hermano de la Reina Madre: Isabel Bowes-Lyon… sí, la mamá de la actual reina Isabel.

En ese entonces el periódico informaba de la muerte de Nerissa en el Hospital Real de Earlswood, (apodado “El asilo para idiotas”) una institución mental. Pero, una de las cosas que realmente llamó la atención fue que se descubrió que Nerissa y su hermana Katherine habían sido declarado muertas varios años antes.

REX

Y no, no estaban muertas, habían sido encerradas en una institución mental en 1941, y fueron escondidas desde entonces, para evitar que fueran relacionadas con la corona británica.

Las hermanas, que no podían hablar, rara vez fueron visitadas por algún miembro de la corona. Ni siquiera cuando Katherine murió de verdad, en 2014.

Y todo eso se mostrará en la cuarta temporada de “The Crown”, especialmente el momento en que la princesa Margarita (interpretada por Helena Bonham Carter) manifiesta su indignación ante el encierro de ambas hermanas. Y hasta enfrenta a su madre.

“Encerradas y negadas, son tus sobrinas. Hijas de tu hermano favorito. Es cruel, malvado y loco, y está totalmente relacionado a todo lo que he experimentado en esta familia. Si no eres primero en la línea, si eres un individuo con necesidades, o dejado de Dios, entonces te sacan, te esconden o peor: te declaran muerto. Me dan vergüenza”.

-Princesa Margarita a Reina Madre, según Daily Mail. 

REX

Por otro lado, y enfocándonos en la historia, las hermanas nacieron en una época donde los problemas mentales eran vistos como una amenaza, una locura, y las personas que tenían estos problemas frecuentemente eran ligados a la delincuencia, la promiscuidad y hasta brujería. 

Y eso incluía a la familia real, que en ese entonces era liderada por la Reina Madre, quien debía mantener su estatus social, especialmente por su otra hija, Anne, quien se convirtió en princesa de Dinamarca.

REX

Y la crueldad con Nerissa y Katherine era tal que cuando la primera murió tuvo una lápida que sólo tenía una etiqueta y un número de serie.

Por otro lado Katherine pasó el resto de su vida en el asilo, sin visita alguna por parte de la corona y hasta usando ropa “común”.

Y aunque la crueldad sobre ambas hermanas era algo que enfureció a la princesa Margarita, la Reina Madre defendió el hecho hasta sus últimos días, explicando que si la gente se hubiese enterado de la vida de ambas hermanas, habrían “cuestionado la integridad de la sangre real”. 

Por lo tanto, ambas se quedaron encerradas y hasta vieron con “ojos emocionados” la boda real entre Carlos y Diana en 1981.

De hecho, según declaró una de las enfermeras a Channel 4, de haber sido distinta la historia y de haber recibido terapia, ambas hermanas habrían tenido un papel en la realeza, pues “entendían más de lo que otros pensaban. Eran dos hermanas adorables“.

REX

Lamentablemente Nerissa murió en 1986, y su hermana Katherine siguió en el asilo hasta el 2014, cuando la muerte la encontró en ese solitario lugar, en el que vivía en las condiciones más básicas, y donde permaneció escondida del mundo real para evitar ser asociada con la realeza.

Porque le tenían miedo a lo que otros pudieran pensar al tener a alguien con una enfermedad mental.

Puede interesarte