Por Camilo Morales
29 diciembre, 2020

A pesar de que se aseguró que el brasileño había exigido que sus invitados usaran mascarillas y tuvieran un PCR negativo, la prensa de Brasil criticó el evento debido al contexto que vive el país debido a los numerosos casos de coronavirus.

La pandemia del COVID-19 ha golpeado con fuerza al mundo, pero sobretodo a Brasil, que es el tercer país con más contagios del planeta, con 7,48 millones de casos y 191 mil muertos desde que comenzó la crisis sanitaria del coronavirus, superado solo por India y Estados Unidos.

Y en ese contexto, se supo que el futbolista brasileño del Paris Saint-Germain, Neymar, está organizando una fiesta clandestina y masiva a la que presuntamente asistirán 500 personas aproximadamente, en la cuál no habría distanciamiento social ni medidas para prevenir los contagios, encendiendo la polémica.

Instagram @neymarjrsiteoficial

Según el medio de ese país, el Diario O’Globo, el delantero ha habilitado una discoteque subterránea con protección acústica para que los vecinos de su mansión en Mangaratiba no se enteren del masivo evento. 

Es tal la magnitud de la fiesta que, según informa As, el brasileño inició la celebración el pasado sábado y planea alargarla hasta el 1 de enero, luego de las fiestas de Año Nuevo. De hecho, Neymar le habría pedido a sus invitados que no llevaran celulares para que no se filtraran imágenes. Desde el entorno del futbolista no negaron la celebración, pero dijeron que los invitados deben cumplir con test de PCR y que no se trataría de 500 sino de 150 agasajados. 

Instagram @neymarjrsiteoficial

Eso sí, según el medio francés L’Équipe, el futbolista habría asegurado que los asistentes tenían la obligación de presentarse con un test PCR negativo para poder entrar y disfrutar de las bondades de la discoteque subterránea. Además de eso, están obligados a usar mascarillas.

O Globo

A pesar de esas medidas que el brasileño habría tomado, la polémica no decantó debido al contexto en que se encuentra Brasil con respecto al coronavirus, en la cual la prensa internacional también ha culpado a las autoridades políticas de ese país, como por ejemplo al presidente Jair Bolsonaro, quien se ha mantenido crítico a las cuarentenas y medidas de distanciamiento social. De hecho, no ha ocupado mascarilla en sus apariciones públicas.

Reuters

Bolsonaro dijo hace unos meses que “No sirve de nada huir de eso, huir de la realidad. Tienen que dejar de ser un país de maricas. Tenemos que enfrentar de pecho abierto, luchar“.

Puede interesarte