Por Hisashi Tanida
12 septiembre, 2018

¿Qué otra cosa podría ser?

A veces pierdo mis lentes y resulta que los tengo puestos. Esto es básicamente porque soy un genio y porque cada vez que algo se pierde, lo más probable es que esté más cerca de lo que imaginas. Por lo mismo, cuando estos padres perdieron la urna con los restos de su hijo, el que unos niños la hayan encontrado por accidente, solo puede ser un mensaje divino para ellos.

Shawn y Jennifer Kemp son una joven pareja que tuvo la horrible experiencia de ver a su hijo morir momentos después de nacer, una tragedia que marca de por vida. Su hijo, Thade, fue cremado y dejado dentro de una urna en forma de corazón, la cual llevaban a todos lados.

En un viaje, camino a un funeral, los Shawn perdieron el relicario. No saben cómo, ni cuando, solo que lo perdieron. En plena crisis, Jennifer comenzó a pedir ayuda por Facebook, a lo que 25 mil personas compartieron su publicación.

El 2 de septiembre, obtuvieron una respuesta

“Lo encontramos! Estaba en la esquina de una pieza de un hotel! Gracias a las dos niñitas que estaban jugando a las escondidas, ha sido encontrado! Muchas gracias a todos por sus plegarias y por compartir estos post, por fin podremos estar juntos!

En Grandbury, Texas, dos niñas estaban jugando a las escondidas en la pieza del hotel. Allí fue donde miraron a la esquina y encontraron el corazón azul. Encontraron las cenizas de Thade mientras jugaban un juego, Quizás fue el espíritu de mi hijo el que las llamó de alguna manera”

-Jennifer Kemp

¡Cuidado dónde dejas a tus hijos la próxima vez!

Puede interesarte