Por Luis Aranguren
10 junio, 2019

Pitt se une a Chris Evans y rechaza este movimiento retrógrado. No quiere ser parte del odio que sus participantes generan.😒

Junio es el mes en el que millones de personas celebran y marchan por los derechos LGBTIG+, una tradición que se lleva a cabo desde los años 50 cuando un grupo de policías hizo una redada ilegal y con acusaciones para nada formales dentro de Stonewall, un bar gay de New York que desembocó en los disturbios de Stonewall que hasta ahora no se detienen para exigir derechos y reivindicaciones para todas las personas homosexuales del mundo.

Pero siempre existen personas que se quedan en el pasado, se podrían definir como cavernícolas quienes se sienten amenazados y crearon el «Día del Orgullo Heterosexual», celebración del que los amantes del progreso y la equidad no quieren formar parte.

AP

Un ejemplo es Brad Pitt, quien exigió a la organización «Super Happy Fun America», un grupo que lucha por los derechos de la comunidad heterosexual de USA, que se cohiban de utilizar su imagen para esa clase de eventos según The Hollywood Reporter. Se presume que el grupo de «luchadores heterosexuales» utilizaba imágenes del actor durante una manifestación hecha en Boston, una de las ciudades con mayor participación LGBTIG+.

Nos alegra saber que no apoya esta iniciativa, pues hasta ahora no se ha reportado ningún «ataque contra heterosexuales», todo lo contrario ocurre con los homosexuales y demás miembros de la comunidad LGBTIG+ alrededor del mundo quienes son vetados de sus derechos civiles como el matrimonio y la adopción en algunos países del mundo.

Chris Evans también se negó ante esta «iniciativa» y de forma sarcástica respondió un tweet que deja bien claro cuán desagradable se le hizo conocer de esta noticia.

«¡Guau! ¡Qué iniciativa más ‘cool’, tíos! Solo una cosa, en lugar del ‘Orgullo Hetero’, ¿qué tal el desfile de ‘el intento desesperado de ocultar nuestra orientación gay siendo homófobos porque nadie nos enseñó cómo acceder a nuestras emociones de niños’? ¿Qué pensáis? ¿Muy en las narices?”

La historia pide que al menos haya un día del orgullo en todo el mundo, pero todos los años deberían serlo. Se lo debemos a las millones personas que han sido víctimas del odio por su orientación sexual, gustos y preferencias, algo que no debió ocurrir y ya debería detenerse.

Puede interesarte