Y como para no perder la mala costumbre que tenemos de achacarle todo a nuestros padres… Mamá, si sigo soltero también es tu culpa.

El amor el amor el amor… nos pasamos la vida buscando a nuestra media naranja, siempre hay excusas por las cuáles no podemos, o no funciona, siempre le buscamos el por qué a nuestra situación sentimental y analizamos las razones de nuestra soltería.

Intentando determinar que ocurre con las personas a las que les cuesta conseguir una pareja, la Universidad de Ohio llevó a cabo un estudio relacionando la soltería, con la vida amorosa que llevan las madres de cada uno de los encuestados.

Dok Today

El análisis en el que participaron personas por un período de 24 años, evidenció que la cantidad de parejas que llegaba a tener nuestra progenitora incidía en cómo será nuestra vida amorosa. Todo esto basado en que las madres transmiten ciertos hábitos a sus hijos según el estudio.

“Nuestros resultados sugieren que las madres pueden tener ciertas características que las hacen más o menos deseables en el mercado matrimonial y mejores o peores en las relaciones. Los niños heredan y aprenden esas habilidades y comportamientos y pueden llevarlos a sus propias relaciones”

Claire Kamp Dush autora del estudio señaló a HuffPost UK

Lisa McManus

La similitud incluso se trasladó a lo estadístico, en las dos encuestas a nivel nacional que se llevaron a cabo en los Estados Unidos y se le aplicaron a los hijos biológicos de las mujeres, se encontraron datos reveladores: la cantidad de parejas que tenía la madre durante el período de 24 años, era similar a las que tenían sus hijos.

«Muchos niños están viendo a sus padres divorciarse, comienzan nuevas relaciones y también los tienen. Todas estas relaciones pueden influir en los resultados de los niños, como vemos en este estudio».

Claire Kamp Dush autora del estudio señaló a HuffPost UK

Drbarbaragreenberg

Es decir, por ejemplo cuando las madres toman la decisión de permanecer por largo plazo solteras después de una separación, también incide en los jóvenes que ven tranquilidad en un hogar donde quizá antes habían muchas peleas. No parece tan mala idea.

Las tendencias cambian, el mundo, cambia pero es correcto, seguimos echándole la culpa de todo a nuestra mamá, hasta de si estamos solteros.

Puede interesarte