Por Florencia Lara
12 mayo, 2022

Jennafer Lee solo desea lograr un look “Bimbo”, lo que significa una mujer extremadamente linda, hipersexualizada, femenina, pero carente de inteligencia.

El mundo de la estética y la belleza ha avanzado a pasos agigantados en los últimos años gracias a las nuevas tecnologías. Quien no guste de su nariz, puede cambiarla, y quien sienta que sus labios son pequeños, una inyección ayudará a darle volumen. Bien lo sabe Jennafer Lee, quien visita a su doctor todos los meses para intervenir su rostro.

Instagram: @jennafer_lee

Jennafer Lee es tatuadora de profesión, tiene 33 años y hace más de 10 que decidió realizarse su primer retoque estético en su cara. A pesar de que la mujer siempre se ha considerado a sí misma como una “belleza natural”, ya ha gastado más de 58 mil dólares en cambiar su apariencia física.

Actualmente Jennafer posee un aumento mamario, un retoque en la nariz, otro los pómulos, y también en sus labios y en su cabellera. Todo comenzó en 2012, cuando la joven pintó su cabello de rubio platinado y decidió que quería tener un look “Bimbo” para el resto de su vida.

Instagram: @jennafer_lee

“Bimbo” es un concepto nacido en Estados Unidos, muy popular en los años 90. La palabra describe a una mujer extremadamente linda, hipersexualizada pero, sin ningún tipo de inteligencia. Aunque el término“Bimbo” podría ser ofensivo para muchas chicas, es la meta de vida de Jennafer.

“Siempre fui hipersexual desde que era adolescente. Me encantaba que los chicos gustaran de mí y recibí mucha atención. Salí con muchos chicos en la escuela, solían pelear por mí”.

Jennafer Lee a Daily Mail.

La joven tatuadora declaró que jamás estuvo desconforme con su cuerpo, pero que que aún así sentía que su físico podría ser mejor. “Nunca sentí que mi personalidad coincidiera con mi apariencia exterior”, contó Jennafer a Daily Mail.

Instagram: @jennafer_lee

La obsesión por lograr un look “Bimbo” de la chica fue incrementando todos los años. Incluso la primera vez que se sometió a un aumento de pechos, tras despertar de la cirugía solo pensó lo pequeños que todavía eran para ella.

Instagram: @jennafer_lee

“Tan pronto como me desperté de la anestesia, miré hacia abajo y dije: ‘¡No, no son lo suficientemente grandes! (…) Volví a ver a mi cirujano todos los meses hasta que aceptó darme más volumen en mis pechos por 5.000 dólares”.

Jennafer Lee a Daily Mail.

Instagram: @jennafer_lee

Actualmente Jennafer asiste una vez por mes al centro de estética donde le inyectan bótox. Ahí también aprovecha de retocar sus labios, su nariz y sus pómulos. Además tiene planes a futuro de someterse a cirugía para conseguir un implante de trasero, un levantamiento de cejas y un nuevo aumento de pechos.

Puede interesarte