Por Maximiliano Díaz
27 diciembre, 2017

Advertencia, el contenido de la siguiente lista podría herir sensibilidades.

El mundo del deporte siempre da qué hablar, y no solamente por los logros de sus principales exponentes, su vida amorosa, privada, familiar, la publicidad o las donaciones caritativas que ellos realizan para distintas causas. Lo cierto es que solemos olvidarnos de la potencia de las lesiones en el mundo del deporte cuando éstas suceden, y, a pesar de que este fenómeno (pensémoslo como algo que pasa súbitamente y podría tener consecuencias fatales), es lamentable, también suele ser incontrolable, y es una instancia en la que tanto deportistas como directivos se muestran apoyo.

Pensándolo así, recapitulemos esto: éstas son las lesiones más terribles y escalofriantes que ocurrieron durante el 2017.

Advertencia, el contenido de la siguiente lista podría herir sensibilidades

1. El ojo de Akil Mitchell

El basquetbolista neozelandés militante de los Breakers, casi pierde el ojo debido a un golpe.

2. El tobillo de Aleix Vidal

El reconocido defensa del Barcelona tuvo que recuperarse de una terrible luxación en su tobillo derecho.

3. La tibia y el peroné de Tano Bonnin

El Osasuna de España sufrió una importante baja cuando el defensa dominicano chocó con Isco, del Real Madrid. Terminó con la tibia y el peroné fracturados.

4. La pierna de Gordon Hayward

Tras una terrible caída, Gordon Hayward, jugador de los Boston Celtics de la NBA, se fracturó la  tibia y se rompió la pierna izquierda.

5. El tendón infrarrotuliano de Óscar Ustari

El portero argentino del Atlas de México, se rompió el tendón infrarrotuliano izquierdo durante un partido.

6. (Y la peor) Fractura de ligamentos de la rodilla

Zach Miller, jugador de la NFL que milita en los Bears de Chicago, no soportó el peso de su cuerpo sobre su propia rodilla, y terminó con ella fracturada. Tuvieron que operarlo de urgencia.

¿Habrá alguna peor que ésta? No lo creo.

Puede interesarte