Por Monserrat Del Pino
8 febrero, 2017

Esta historia es realmente inspiradora.

El Síndrome de Down es una condición que está cada vez más presente en el mundo y que es cada vez menos referida como una enfermedad. La sociedad está avanzando hacia una comunidad de la que todos somos partes, y con esto, cada vez existen más iniciativas para ayudar a la integración desde jóvenes de los niños nacidos con este trastorno genético.

Y una de estas nuevas iniciativas es “Olas de Esperanza”, un proyecto iniciado por la Escuela de Surf de Antofagasta, en Chile, dirigida por Claudio Morales, Catalina Daniels y Pablo Marín, quienes comenzaron hace 5 años con estas clases gratuitas de surf que buscan integrar a los niños con Síndrome de Down en la región. 

Posted by Claudio Augusto Morales on Friday, October 28, 2016

Los integrantes reciben cada domingo hasta quince niños con síndrome de down, asperguer o autismo, y realizan clases adaptadas a las necesidades de cada uno.

Aunque la iniciativa está pensada para niños, también aceptan a adultos con la mismas características.

Catalina Daniels, una de las fundadoras de este inspirador proyecto, afirmó a la agencia ACI que los alumnos los motivan a cambiar y a adaptarse:

“Ellos son un tremendo ejemplo de cómo el amor es el motor de las mejores cosas, de los mejores momentos, del mejor esfuerzo. La mejor inversión es el afecto y con ellos es increíble”.

Posted by Claudio Augusto Morales on Friday, October 28, 2016

Los creadores detrás de la iniciativa afirman que el surf requiere técnica, fuerza, equilibrio y agilidad, pero no que es lo más difícil. Lo más complejo es generar una relación entre el instructor y el alumno, tan fuerte que rompa las barreras de discriminación para dar paso a la integración.

Posted by Claudio Augusto Morales on Friday, October 28, 2016

La escuela se encontrará abierta durante todo el verano y aceptará a cualquier persona que desee realizar el deporte.

¿Que piensas de esta poderosa iniciativa?