Por Lucas Rodríguez
22 enero, 2020

Hace más de un año que sufre del mal, pero Ozzy decidió que no lo ocultará un minuto más.

La época que tuvo lugar desde más o menos mediados de los años 60s hasta por lo menos principios de los 80s, la así llamada era del «Rock clásico», fue un periodo de creatividad y méritos artísticos como pocas veces los había visto antes la humanidad. En lugar de ser adultos con mucha formación clásica y adheridos a cánones de creatividad ya aceptados, la explosión que la música tuvo en la segunda y tercera década de la segunda mitad del siglo XX fue una de pura invención e ingenio. Sonidos como los que las bandas inglesas y norteamericanas comenzaron a ofrecer, no tenía nada que ver con lo que había venido antes. Incluso, su propio público era distinto: ya no eran adultos con dinero y la sofisticación para disfrutar de una pieza musical. Los jóvenes, motivados más por sus emociones que su conocimiento, fueron quienes llevaron a que el rock and roll se convirtiera en el rey de las radios por varias décadas. 

Varios personajes que emergieron en estos años consiguieron el status de leyendas. Sea debido a los éxitos musicales que cosecharon, su participación en movimientos sociales o sus vidas de excesos (generalmente suele ser una combinación de las tres anteriores) los hicieron pasar a la historia. Para muchos eran un ejemplo de personas que desafiaban la norma. Eran casi dioses.

Pocos personajes se instalaron en la mente y corazones de todos como Ozzy Osborune. Quien partiera como el cantante de Black Sabbath (considerado por muchos, como la primera banda de heavy metal) para luego lanzar una muy famosa y controvertida carrera en solitario, se convirtió en una de las estrellas que todos conocen. Incluso si no has escuchado una de sus canciones, es muy probable que conozcas su apariencia y más del algunas anécdota. 

@ozzyosbourne

Ozzy siempre pareció ser la encarnación de una persona capaz de sobrevivir a lo que sea. Pero la vejez nos llega a todos por igual. En una reciente entrevista con ABC, el llamado «Príncipe de las tinieblas» reconoció que sufre de la enfermedad de parkinson. El dolor en sus piernas es muy intenso y sus brazos no le responden del todo bien.

ABC

La enfermedad lo aqueja hace ya un tiempo, pero Ozzy había preferido mantenerla en secreto. Pero los síntomas ya eran demasiado terribles: no había manera de que no fuera evidente para todos. Junto a su esposa de mucho tiempo, Sharon, Ozzy decidió hacer público su mal y enfrentarlo con el apoyo de sus muchos fans. 

Puede interesarte