Por Antonio Rosselot
12 febrero, 2021

Un juzgado de Los Angeles (EE.UU) determinó que Jamie Spears deberá seguir compartiendo la tutela legal de su hija con un fondo de inversiones local, en vez de hacerse cargo él de la totalidad de la fortuna. Britney, en tanto, sigue firme con su decisión de no cantar en vivo hasta que su padre le devuelva todo.

Britney Spears da un paso más hacia la recuperación total de su patrimonio, luego de un mediático año en donde supimos que estaba prácticamente encerrada en casa por su padre, que se hizo cargo de la fortuna de la cantante hace unos años.

Recordemos que esta decisión surgió en 2008, una época oscura y llena de excesos para la artista oriunda de Mississippi. En ese año Britney fue internada en un psiquiátrico y además perdió la custodia de sus hijos, por lo que accedió a que Jamie Spears —su padre— se convirtiera en su tutor legal y le cedió el control de su enorme patrimonio.

Getty Images

Han pasado doce años y las cosas siguen igual. Britney se rehabilitó, retomó su carrera musical lanzando discos y protagonizó espectáculos de alto calibre, pero lo que iba a ser una tutela transitoria se fue alargando más de la cuenta.

Cuando pidió volver a hacerse cargo de su patrimonio, su padre se negó y ambos entraron en una cruda batalla legal, que tiene a los fanáticos de la cantante apoyándola con el hashtag #FreeBritney. Ella comentó que no volverá a hacer shows en vivo a menos que su padre dé un paso al costado.

Y bueno, como mencionamos al comienzo, Britney sigue firme en la lucha. Recientemente, un juez de la Corte Superior de Los Angeles (EE.UU) negó la petición de Jamie Spears para volver a hacerse con todo el control del patrimonio de su hija, el que comparte con una institución financiera llamada Bessemer Trust.

Reuters

La intención de Spears padre era cambiar la decisión tomada por los jueces en 2019 y hacerse cargo en un 100% de la tutela de Britney, pero la jugada no le resultó y tendrá que seguir tomando decisiones en conjunto con Bessemer Trust, planeando un presupuesto y propuesta de inversión para los recursos de la cantante.

“Mi cliente espera poder trabajar con Bessemer para continuar una estrategia de inversiones que vele por los intereses de su hija. Ha cumplido sus labores con diligencia y profesionalidad como uno de los tutores de Britney, y su amor por su hija y la dedicación con la que la protege es claramente aparente para la corte”.

—Vivian Thoreen, abogada de Jamie Spears, en comunicado—

FilmMagic

Es una lucha muy agotadora y comprometedora emocionalmente, pero en sus 39 años de vida, Britney ya ha conocido el cielo y el infierno. Como dicen popularmente, ¡es una raya más en el tigre!

Puede interesarte