Por Leonardo Granadillo
26 agosto, 2019

La Universidad Heidelberg (de Alemania), asegura que presentan menor depresión y mayor índice de satisfacción cuando sus pequeños ‘dejan el nido’.

Tener un hijo es considerado una bendición, llegan a alegrar tus vidas y aunque todos sabemos que habrán momentos que no serán muy agradables, diferencias, la clave está en aprender a sobrellevarlos y que el cariño supere cualquier problema.

IStock

Cuando los ‘controlamos’ o al menos eso intentamos al educarlos es una etapa hermosa, pero entre la adolescencia y la adultez a pesar de haber mayor madurez la necesidad de independencia comienza a sentirse en el ambiente, y siempre es mejor cuando dejamos ir a nuestros retoños a que afronten sus propios desafíos.

En concordancia con esto Christoph Becker de la Universidad de Heidelberg (Alemania) buscó personas cuyos hijos ya habían partido hacia la independencia, encontrando que estas tienen una mayor satisfacción con la vida y por ende menor depresión. Hallaron que en gran parte se debe a que dejan de ser una responsabilidad económica para ellos y en cuanto a atención, incluso mejor aún cuando más bien los jóvenes son los que aportan.

Pixabay

Examinaron a un total 55000 personas mayores de 50 años que viven en 16 países europeos, les pidieron calificar su satisfacción del 1 al 10. A pesar de que la diferencia no fue demasiado significativa, descubrieron que los que tenían a hijos fuera de casa eran entre 0.02 a 0.56 más felices que el resto.

“En conjunto, nuestros resultados sugieren que los vínculos sociales pueden ser importantes para el bienestar y la salud mental en la vejez. Esposos, parejas y niños son seguido la base de vínculos sociales persistentes, los cuales pueden proveer apoyo a la gente mayor”

Christopher Becker a The Independent

Pixabay

Es decir, haga su vida pero tampoco se olvide de sus viejos, si surges en tu vida y te estableces estarán contentos, pero también se agradecido con quienes te permitieron lograrlo.

Puede interesarte